Autocine Cantabria

¿Te apetece disfrutar de una película sin moverte del coche? Pronto en Madrid se inaugurará el que se anuncia como el autocine más grande de Europa, y es que lo retro está de moda. ¿Cuál es la historia de los autocines? ¿Hay más en España?

Seguro que has visto alguna película americana en la que aparece una escena en un autocine. ¿Por ejemplo, “Grease”, “Herbie”, “Regreso al futuro III”? Ahora no abundan, pero los autocines fueron muy populares en Estados Unidos desde los años 50 hasta la década de los 70. Si en el año 1958 se contaban cerca de 5.000 ahora el número se ha reducido a unos 400.

En España el primer autocine nació en Madrid en 1959, concretamente la gran pantalla gigante al aire libre y el espacioso estacionamiento para automóviles se situaba en la actual Alameda de Osuna. Pero no duró mucho y a los pocos meses cerró. También los habitantes de Barcelona pudieron disfrutar de uno de estos espacios en la autovía de Casteldefels pero desapareció en la década de los 80.

Los autocines en España resucitan

Ahora que lo retro y vintage está de moda, como pudimos ver con el Jarama Vintage festival, parece que está resucitando este concepto de cine sobre ruedas. En España existen siete autocines. El más antiguo, el “Drive In” se ubica en Denia, Alicante, desde el año 1979. Un año más tarde abriría “Autocine El Sur” en Mutxamel, también en Alicante. En El Saler de Valencia se puede disfrutar de “Autocine Star” en funcionamiento desde 1981.

Nos trasladamos de la costa mediterránea al cantábrico y encontramos cuatro autocines más a pleno rendimiento. Uno de ellos es el “Autocine Gijón”, inaugurado en 1993 para el verano, pero tuvo tal acogida que ahora está abierto todo el año. Como el concepto parecía que cuajaba en 2014 se inaugura el “Autocine Cantabria”, en Torrelavega. Le siguieron los “Autocines Getxo”, en la playa de Bilbao en 2015 y el “Autocine Ribadesella”, abierto desde el pasado mes de marzo.

A esta lista se unirá, antes de que termine 2016, “Autocine Madrid”, un espacio cultural de 25.000 m2 en la zona de Chamartín-Fuencarral que tendrá aforo para 350 coches durante todo el año y que contará con una pantalla gigante de 250 m2 y proyección digital de última generación.

Cena al aire libre o en el coche… Tú eliges cómo ver la película

Y no creas que eran cines poco preparados, ofrecían un sistema de calefacción para los meses más fríos o aire acondicionado para los más calurosos. En sus comienzos el sistema de audio era más rudimentario a través de altavoces móviles que se colocaban en la parte delantera del autocine –poco eficaces-, éstos se sustituyeron por pequeños altavoces que se podían enganchar en la parte lateral de cada vehículo proporcionando mejor sonido. Pero no sería hasta la estandarización de los equipos de estéreo en los vehículos cuando se pudo sintonizar la pista de audio de la película en frecuencia modulada a través de la propia emisora del coche. ¡Eso ya era otra cosa!

En la actualidad, los que queráis disfrutar de este cine alternativo disponéis de sesiones dobles de tarde y nocturnas a precios, normalmente más económicos. Según el autocine se cobra por persona y coche o sólo por coche, independientemente de las personas que lo ocupen. Como cualquier otro cine, ¡qué sería de un autocine sin su snack bar! Incluso aunque no tengas coche también puedes disfrutar de la película y de una cena al aire libre en una mesa.

¿Y qué pasa los días lluviosos? Los autocines del norte de España lo tienen todo pensado y ofrecen viseras anti-lluvia para los vehículos. ¿Y si la batería se descarga por utilizar el equipo de sonido del coche durante el tiempo que dura la película? No suele pasar, pero por si ocurre también suelen disponer de arrancadores profesionales para que puedas volver a casa sin problema. ¡Qué nada impida disfrutar de una buena película en un autocine del siglo XXI!

Durante tus momentos de ocio, ser socio del RACE también tiene muchas ventajas.
Infórmate sobre el programa
‘Show your card! ®’

Más sobre Historia del Motor