MAYO JUNIO 2020

El sector del automóvil necesita la ‘grúa’ del Gobierno

La automoción, motor de la economía

El Ejecutivo propone un plan de ayudas dentro de la  ley de cambio climático, pero en ellas se fija el final de los motores térmicos para 2040 y grandes limitac...
Coches para soñar del hoy y el ayer 14

Coches para soñar del hoy y el ayer

Los aficionados al mundo del motor han añorado desde siempre ese coche, principalmente deportivo, que por precio, prestaciones y exclusividad quedan muy lejos d...
El arte desde el salón de casa

El arte desde el salón de casa

Museos y galerías de arte de todo el mundo se han visto obligados a cerrar sus puertas durante dos meses y con la desescalada tardarán en recuperar la normalida...
Ruta del Vino de Cigales 2

Ruta del Vino de Cigales

El Cerrato, una comarca natural regada por el río Pisuerga a su paso por las provincias de Valladolid y Palencia es célebre por sus vinos rosados D.O Cigales. E...
Seat, 70 años en nuestras carreteras

SEAT, 70 años en nuestras carreteras

La firma, que nació como filiar de Fiat y ahora pertenece al Grupo Volkswagen, es parte del imaginario de millones de conductores españoles de todas las generac...
Comer como un chef en tu propia casa

Comer como un chef en tu propia casa

Convertir el hogar en un restaurante con estrella Michelin es posible a través de las recetas de los mejores cocineros, que han compartido desde que comenzó el ...
Los coches tienen su particular 'spa'

Los coches tienen su particular ‘spa’

En sus talleres de pintura de la factoría de Martorell Seat ha instalado un exclusivo ‘spa’ con sus particulares cabinas con chorros a presión, saunas y tratami...
40 años con el 'Comecocos'

Llevamos 40 años con el ‘Comecocos’

Uno de los videojuegos más icónicos del mundo cumple 40 años, en los que de ser la gran estrella de los salones recreativos ha pasado a infinidad de productos d...
Tu cuerpo necesita una puesta a punto 4

Tu cuerpo necesita una puesta a punto

La medicina estética puede servir de ayuda para hacer una entrada triunfal en la denominada nueva normalidad. TEXTO: GLORIA SALGADO Tantos días de c...
Salud Digital de la mano del RACE

Salud Digital de la mano del RACE

En este momento difícil, en el RACE siguen volcados en hacer realidad su máxima de que 'Nunca estarás solo', con este nuevo servicio premium Salud Digital para ...
La revista de los socios del RACE
a prueba

Los aficionados al mundo del motor han añorado desde siempre ese coche, principalmente deportivo, que por precio, prestaciones y exclusividad quedan muy lejos del alcance de los bolsillos.

TEXTO: J. LUIS ALVAREZ

Se fabrican en series que en ocasiones no superan la decena. Sus materiales son los mismos que se emplean en las naves espaciales, los aviones de combate o los prototipos de competición. Sin embargo se pueden matricular. El único ‘pero’ es su precio. Por eso estos coches de ensueño siempre han estado en el imaginario de los aficionados al motor. En esta ocasión se han elegido tres modelos actuales y otros tres que superan ya la treintena de años e incluso el medio siglo pero todavía se pueden calificar como los ‘deseados’.

Fuerza, diseño, encanto

Bugatti es casi un símbolo del motor y la competición. Parte de la historia de la automoción siempre ha estado ahí fabricando modelos de circuito para poder usarlos en la calle. Actualmente tiene entre sus ‘caprichos’ el Divo. Solo su nombre evoca las carreras, dado que es en homenaje al piloto Albert Divo, que hace ahora un siglo defendió los colores de la escudería Bugatti en los circuitos. La firma fundada por Ettore Bugatti en 1909, en la localidad de Molshein –entonces Imperio Alemán y hoy Francia-  fue adquirida en 1998 por el Grupo Volkswagen, pero desde 2000 se constituyó con capital francés en Bugatti Automobiles SAS. Tras el repaso histórico hay que contemplar la última creación de la firma, el Divo, variante del Chiron . Es un deportivo aligerado al máximo, desde su carrocería a sus componentes motrices, pero no restando elementos, sino implementado materiales como el carbono y el titanio.Coches para soñar del hoy y el ayer 9

Del exterior se identifica su frontal por la típica parrilla Bugatti, con el clásico emblema de la marca. Hacia atrás todo es diseño pasado por el túnel del viento, perfilando líneas agresivas rematadas por unos impactantes conductos para la ventilación del motor. La cuña que forma que se remata en la zaga con un alerón que aumenta la carga conforme más aumenta la velocidad para ganar agarre, a la vez que redirige el aire para enfriar el motor. Por debajo cuatro tubos de escape cuadrados y centrado en el medio. Su interior combina diseño, materiales exclusivos y montajes a mano. La disposición de los botones nada tiene que ver con un turismo o deportivo al uso. El volante multifunción, con levas, una pequeña palanca de cambio y tres relojes ante el conductor son suficiente para disfrutar al máximo de este coche. No hay pantallas multifunción o de infoentretenimiento. Sin embargo, el coche cuenta con todas las ayudas a la conducción existentes en el mercado. Es la única manera de dominar su potencia.

El motor está ubicado en una posición central-trasera. Es el denominado W16, un bloque de ocho litros repartidos entre 16 cilindros, con cuatro turbos –uno para cada cuatro pistones- que rinde nada menos que 1.500 cv. Hay aviones que despegan con un tercio de esa potencia. El cambio es automático de siete velocidades y doble embrague. Como dato importante el coche alcanza los 380 km/h, de 0 a 100 km/h en 2,4 segundos, y para frenarlo se ha rediseñado un sistema de frenos ventilados desde la misma carrocería. El alerón trasero también se levanta para frenar el coche.

El precio del Bugatti Divo, del que solo se fabricarán 40 unidades –ya vendidos de antemano y todos en el mismo día en que fueron dados a conocer-, es de 5 millones de euros.

Evolución italiana

Cuando Pagani creó el Huayra hace 19 años creó un nuevo mito entre los superdeportivos, llegando a ser el vehículo de serie más caro. Sin embargo, la empresa creada por el argentino Horacio Pagani ha vuelto a dar su fruto con el Huayra Roasted BC. Se trata de un biplaza sin techo que pierde las puertas tipo ‘ala de gaviota’ del original. El nuevo loock le hace más agresivo si cabe. Aunque el estilo Huayra, que en quetchua significa viento, era de formas suaves, el Roasted BC parece salido de un circuito. De tan solo 1.250 kilos, el diseño se ha aligerado al máximo sin descuidar la carga dinámica ganada por su espectacular sistema de corrientes de aire. Sus materiales más codiciados son titanio, fibra de carbono y kevlar. Si el frontal es anunciador de que es un coche propio del asfalto, recorrerlo hacia atrás es corroborar esa sensación, con o sin techo. Este, por cierto, de desmonta de manera manual lo que evita que se agregue peso al coche. La zaga es toda una obra de arte del diseño deportivo, con cuatro grandes salidas de escapes agrupados a media altura y coronada por un alerón.

Coches para soñar del hoy y el ayer 10Pero es la abrir la puerta cuando se nota que es un coche italiano fabricado por Pagani. Lujo, lujo y más lujo, combinado con fibra de carbono, piel y maderas nobles. Este superdeportivo si tiene una pequeña pantalla central, pero también una increíble relojería tras el volante multifunción con levas. Ayudas a la conducción todas y un sistema de aerodinámica activa que varía según la velocidad por medio de distintos componentes de la carrocería, desde las cuatro aletas delanteras y traseras ubicadas en el morro y la zaga, a los vanos de ventilación del propio motor o el citado alerón. Incluso la interacción de estos elementos puede hacer cargar la carga dinámica por ejes o por ruedas.

El motor es central trasero para distribuir pesos. El bloque Merceders Benz M158 es el mismo que del cupé, fabricado por AMG, de doce cilindros colocados en V y seis litros, biturbo, de los que se extraen en este modelo nada menos que 802 cv. La fuerza pasa a las ruedas mediante una caja de cambios Xtrac secuencial de siete relaciones. En Pagani también han evitado un sistema automático de doble embrague para no incrementar el peso del coche. Con todo ello, el coche se lanza hasta unos limitados 388 km/h -414 km/h sin limitar- y su aceleración de 0 a 100 km/h es de 2,93 segundos.

El precio del  –del que se fabricaron 40 unidades y todas han sido vendidas- es de más de 3 millones euros, dependiendo de los ‘extras’ que el propietario incluya.

Un sueño hecho realidad

Hace 40 años muchos de los aficionados del motor que hoy peinan canas jugaban con coches de la casa ‘Pilen’. Había desde el R-12, pasando por el 124 de la Guardia Civil de Tráfico a modelos futuristas del estilo de los que aparecían en los dibujos animados de televisión –hoy anime- ‘Meteoro’ (Mach GoGoGo). Entre aquellos coches de colección estaba uno, el Modulo Pininfarina a escala 1/43. Desde entonces muchos hemos ido viendo la evolución de los diseños del firma milanesa Carozzeria Pininfarina, entre otros creadorea el primer Seat Toledo. Pero la casa no se ha quedado ahí y hoy aquellos coches de ensueño son una realidad, aunque sólo para bolsillos muy pudientes. Uno de las últimas creaciones es el Pininfarina Battista, un superdeportivo eléctrico de 1.900 cv.
El Battista recuerda de lejos recuerda al Mach-5 de la serie de tv ‘Meteoro’. De líneas agradables pero tremendamente deportivo, de hecho es el coche más potente fabricado jamás en Italia, está llamado a ser objeto de coleccionistas.Coches para soñar del hoy y el ayer 12

Construido todo en fibra de carbono, al igual que la carrocería, en la que también está presente el aluminio. De afilado morro, pasa a un habitáculo en forma de agua que discurre hacia una bella trasera. En el interior los metales pulidos y las pieles premium dan ese aire de exclusividad que este coche se merece. Aunque es totalmente personalizable, el vehículo que se mostró en el Salón de Ginebra de 2019 tenía los dos butacones en distintos colores, a juego con el salpicadero y los guarnecidos. El puesto del conductor pertenece al futuro. Dos grandes pantallas colocadas en ángulo detrás del volante informan del funcionamiento del vehículo. Pero el propio volante multifunción es otro hito del diseño con su doble achatamiento. Eso sí, todo el vehículo está montado a mano. Cuenta con un alerón partido o doble alerón en la trasera que es activo y que tanto aumenta la carga dinámica pegando este bólido al asfalto o actúa como aerofreno, al estilo de los flaps de un avión.

Además del espléndido diseño, el Pininfarina Battista cuenta con un ingenioso sistema motriz. El coche cuenta con un motor eléctrico en cada rueda, en un complicado entramado diseñado por la empresa Rimac Automobili. La ventaja es que los 1.900 cv se controlan mejor de esta manera. El Battista puede llegar a los 400 km/h y su aceleración de 0 a 100 km/h es de tan sólo dos segundos.
El coche cuenta con una gran batería de 120 kWh en forma de T, que se aloja bajo el túnel central del vehículo y que mejora el reparto de pesos. Esta tiene una autonomía de unos 450 kilómetros.

El precio del Pininfarina Battista, cuya serie es de 150 unidas, es de poco más de 2 millones de euros.

Espíritu americano

Decir Mustang evoca al espíritu del automovilismo estadounidense. Este coche forma parte del imaginario de los vehículos del otro lado del atlántico que hicieron soñar a muchos españoles. Pero de todos los modelos, el más recordado y deseado es el Shelby GT 500 de 1967 –el primer coche de la serie nació en el mes de noviembre de 1966- o también denominado Ford Cobra por el símbolo de la serpiente en su logo. Para empezar, es en realidad un Mustang al que se le acopló un motor en V de ocho cilindros que 355 cv (luego la potencia fue subiendo de caballaje), una fuerza inusitada para aquella época en la que la mayoría de los coches utilizaban carburadores atmosféricos, algunos de dos cuerpos. El bloque estaba colocado de manera longitudinal –los nuevos Munstang ya lo llevan transversal- y por su gran tamaño, pese al alargado capó, quedaba justo en el hueco. Otra curiosidad, lógica para los vehículos de los años 60, era el uso de una caja de cambios manual de cuatro velocidades, que entregaba la potencia al eje trasero.

Coches para soñar del hoy y el ayer 14

Y ahí se acaban todas las ayudas a la conducción que fueran más que un servofreno o una dirección desmultiplicada para hacerse con el subviraje que todo el empuje producía en el vehículo, aunque el peso del motor delantero ayudaba a mantener la trayectoria. La velocidad del Mustang Shelby GT 500 no era para echar flores, solo 200 km/h con una aceleración de 0 a 100 km/h de 2,3 segundos. Esto significa que era un buen coche para la época a la hora de las arrancadas, aunque con una punta muy lejana a las posibilidades del motor, pero suficiente para las 90 millas/hora limitadas en la mayoría de las autovías estadounidenses, su mercado de destino. En esa velocidad penalizaban poco los 1.550 kilos del coche, pero si la corta caja de cambios.

Por fuera, Shelby cambio la carrocería del Mustang Shelby GT 350 por otra más espectacular tipo ‘fastback’ que le dieron esa imagen más alargada hacia el maletero. En el lateral, unas ‘branquias’ tras la puerta que complementaban la caída del techo al maletero daban un aspecto todavía más deportivo a esta bestia del motor.

Rojo con doble rayas blancas centradas desde el capó al maletero o blanco y las rayas en azul, el Cobra se convirtió en todo un símbolo del desarrollo automovilístico deportivo estadounidenses. Cuatro faros delanteros y unos sencillos focos traseros completaban una estampa mítica. Las ruedas de este Shelby siempre han montado llantas espectaculares y en la mayoría de los casos con brillo o blancas y negras. Estas últimas las fue implementando Ford en sus acabados deportivos de otros vehículos en años posteriores.

Como anécdota un Mustang Shelby GT 500 de 1967 puede alcanzar en una subasta preciso superiores a 1,7 millones de euros.

Ni revuelto, ni agitado

El origen de Aston Martin está en un taller fundado en 1913 con el nombre Bamford & Martin por Robert Bamford y  el piloto Lionel Martin, vencedor ese año de la carrera de montaña Aston-Clinton. Año después paso a su denominación actual, pero no fue hasta los años 60 del siglo pasado cuando uno de sus modelos más callejeros alcanzó fama mundial al servicio de la reina, con el agente 007, James Bond (Sean Connery) al voltante en la película ‘Gold Finger’ (1964). Se trataba del Aston Martin BB5, un lujoso deportivo de estilo muy británico que al popularizarse se convirtió en objeto del deseo de los amantes del motor.

Coches para soñar del hoy y el ayer 15

Foto: Bonhams

Diseño exquisito, con ese toque deportivo sesentero en parrilla, faros y habitáculo y, con unas preciosísimas ruedas de radios. Con una innovadora para la época carrocería de aleación de magnesio, todo el vehículo rodeado de muchos cromados, desde los parachoques, lo remates de los faros, los tiradores o los marcos de puertas y ventanas. Este gran turismo fue diseñado  por el carrocero italiano Carrozzeria Touring Superleggera para salir a la venta en 1963 –hace nada menos que 57 años-. De su interior destaca su simpleza y funcionalidad, trasladando los instrumentos de un coche deportivo a uno de calle y todo revestido a mano con las pieles más exquisitas y las maderas más exclusivas –especialmente en un muy bonito volante- o las alfombrillas de lana. Biplaza por excelencia guardaba una minúscula banqueta trasera, reminiscencia que muchos deportivos actuales conservan y que no sirve ni para alojar un niño.

El Aston DB5 guardaba bajo su capó un motor de seis cilindros en línea con cuatro litros capacidad, entero de aluminio, alimentado por tres carburadores que rendía 282 o 325 cv. La transmisión estaba confiada al tren trasero mediante una caja de cambios de manual ZF de cinco velocidades o automática BorgWarner de tres relaciones. Con este potencial el DB5 llegaba con sus 1.502 kilos a unos formidables 233 km/h sin más ayuda que los habituales servofrenos.

Hubo varias variantes del DB5 original, del que se fabricaron 1.159 unidades. Del precio actual de este coche cabe señalar lo que se pagan en las subastas, según sea su propietario. Así por el DB5 de serie que fue propiedad el beatle George Harrison se pagaron 410.000 euros, mientras que por el coche empleado en la primera película de James Bond, con sus extras de pega, se desembolsó en otra puja 6,4 millones de euros.

Joya a la italiana

En los años 70 del siglo XX los rallys y carreras de montaña tenían como representantes ‘made in spain’ a los R-8, los nuevos R-5 o los Seat 124, entre otros modelos. Pero por Europa corrían otros modelos de escuderías míticas en estas pruebas que atravesabanr intrincadas carreteras, con condiciones atmosféricas adversas y asfaltos mixtos con barro y nieve. Ese fue el escenario donde se movía una joya italiana de pequeño y manejable tamaño, pero de corazón fiero. El Lancia Stratos HF, campeón de los mundiales de rally de los años 74, 75 y 75. Nacido del prototipo creado por Bertone en 1970, el Lancia Stratos Zero Concept, el HF vio elevarse el habitáculo manteniendo sus cuadradas formas en corta cuña de delante hacia la zaga, pero siempre con el objetivo de la competición y del que nació el modelo  Stradale, para conducir por la calle. Era 1973.

Coches para soñar del hoy y el ayer 16

Mientras que el deportivo llevaba todo un pelotón de faros en el afilado morro, el Stradale optó por integrar solo los dos focos abatibles del deportivo de circuito, dándole un aspecto futurista como el prototipo original ideado por Bertone para Lancia. Pese a contar con un amplio parabrisas, el conductor solo podía mirar para atrás por los retrovisores. Eso se debía a que el HF monta un motor central trasero. Al ser muy bajo y corto, el propulsor dispuesto de forma transversal se encuentra prácticamente en la nuca del conductor. Esta disposición hacía del Stratos un coche muy manejable en carreteras complicadas y, a la vez, muy veloz –lo que le supuso su salida de los rallys al cambiar la normativa-.

Especial importancia tuvo el nacimiento del Stratos, cuando Fiat se hizo con Lancia, de manera que el coche se aprovechó de las sinergias procedentes de Ferrari. Y es que al dejar de fabricarse el Ferradi Dino 246, la cantidad de propulsores sobrantes fueron acoplados al nuevo Stratos. El caso es que el cerca de medio millar de Stratos que vieron la luz montaron un motor en V de seis cilindros atmosférico de tan solo 2,4 litros y el novedoso árbol de levas Doch con dos válvulas por cilindro. Este bloque rendía 190 caballos que acababan en el eje trasero mediante una caja de cambios manual de cinco velocidades.

Por cierto, el interior de este coche en su versión Stradale era simple. Dos banquetas semideportivas, volante relojes tipo competición y palanca de cambios. La ayuda a la conducción era la experiencia del piloto y nada más.
Respecto al precio que una de las joyas supervivientes del Lancia Stratos HF puede llegar a alcanzar estaría a partir de los 250.000 euros, según su estado.