JULIO AGOSTO 2021

El RACE, tu mejor compañero del verano

El RACE, tu mejor compañero del verano

El RACE, ante las previsiones de desplazamientos de este verano, ha puesto en marcha un plan especial con el que ofrecer una mayor eficiencia, eficacia y mejora...
Los grandes al poder 6

Los grandes, al poder

El tirón de los SUV en España obliga a los fabricantes a incrementar su catálogo, donde los híbridos y enchufables son ya legión. TEXTO: J. LUIS ALVAREZ E...
La magia volcánica de Tenerife 5

La magia volcánica de Tenerife

Tenerife es mucho mas que sol y playa. Volcanes, cráteres, cuevas, calderas, mares de lava y temperaturas cálidas todo el año son los atractivos más desconocido...
800 años de la Catedral de Burgos 6

800 años de la Catedral de Burgos

El 20 de julio de 2021, el primer templo patrimonio de la humanidad de España conmemora ocho siglos asombrando al mundo. TEXTO: JAVIER VARELA FOTOS: GABRIEL...
Alquila coche con la garantía del RACE

Nuevo servicio Rent a Car del RACE

El RACE ha creado para sus socios el nuevo servicio Rent a Car, con el que podrán disfrutar de las mejores condiciones y precios. TEXTO: J. GONZÁLEZ C...
Borrador automático 29

Modelos salidos del boceto

Los coches de calle cada vez más se parecen a los vehículos creados sobre el papel por los diseñadores o los ‘concept car’ realizados por los ingenieros. TEX...
Los Juegos que sobrevivieron a la pandemia

Los Juegos que sobrevivieron a la COVID

Guerras, invasiones o ataques terroristas ya pusieron en jaque su celebración. La covid-19 ha sido el último de los obstáculos que han tenido que superar, no si...
ARM, el procesador que mueve tu móvil

ARM, el procesador que mueve tu móvil

ARM es  el procesador para móviles que está 'comiéndose' el mercado de PC y servidores, ya que el 95% de los dispositivos móviles que hay en el mercado tienen e...
Una mirada al verano con estilo

Una mirada al verano con estilo

Aunque deben ser un elemento imprescindible para proteger la vista del sol durante todo el año, en la época veraniega florecen diversas opciones de gafas entre ...
La revista de los socios del RACE
rutas en coche

Los valles más occidentales de Vizcaya son el único reducto de tranquilidad que queda a menos de 30 km del centro de Bilbao. La comarca de las Encartaciones nos permite conducir junto a ríos y valles siempre verdes en los que abundan caseríos, torres defensivas, ferrerías, viñedos de txakolí, cuevas y villas históricas como Balmaseda.

TEXTO Y FOTOS: JOSÉ MARÍA DE PABLO

Oculta entre los montes y las autopistas que rodean el Gran Bilbao, la comarca vizcaína de las Encartaciones guarda en su accidentada geografía de verdes valles y abundantes ríos algunos de los lugares más bellos y sorprendentes del norte peninsular.

La sonoridad de su toponimia nos adelanta que estamos entrando en una tierra de fronteras con mucha personalidad, la que te da estar tan cerca de Bilbao, de las poblaciones industriales de la Margen Izquierda, y al mismo tiempo rodeada de los valles más rurales y remotos de Cantabria, Burgos y Álava.

Aunque mucha gente va directo desde Bilbao a Balmaseda, el municipio con mayor patrimonio, nosotros empezamos este viaje en el Pobal, una de las muchas ferrerías hidráulicas que hubo en la zona. De su fragua, actualmente en plena forma tras ser restaurada como museo, salieron sobre todo herramientas para la explotación de las minas de hierro de Vizcaya, ubicadas en las proximidades, pera también anclas de barco, cañones, rejas de iglesias, agujas de coser y otras útiles para el hogar, la industria y la guerra. Toda la producción salía en barcas recorriendo el río Barbadún hasta la playa de La Arena en Muskiz, a sólo 7 km de la Ferrería.

Las Encartaciones, el último secreto de Vizcaya 2

Dejando atrás el pasado minero y siguiendo el curso del río encontraremos los primeros viñedos con los que las bodegas de la zona producen excelente txakolí. Aunque la D.O Bizkaiko Txakolina tiene solo 27 años de vida, la zona suma siglos de tradición txakolinera, un vino muy apreciado ahora pero que era de obligado consumo en las tabernas de Balmaseda, Zalla, Galdames o Muskiz, lugares donde saben muy bien cómo sacar lo mejor a la uva autóctona predominante en estas vinos, la hondarribi zuri, que junto a las peculiaridades del terreno dan al txakolí un carácter único.

El primer viñedo que encontramos en el camino es el de Bodegas de Galdames, plantado en dos fincas, una de ella situada junto al Molino de Valdibian y la otra bajo la atenta mirada de la histórica Torre Loizaga.

Torre Loizaga entrada
Entrada a Torre Loizaga.
« 1 de 6 »

Una vez probado el vino, hay que hacer la visita a la monumental Torre, sede de la colección de Rolls Royce más importante de Europa, la única que cuenta con todos los modelos de la marca fabricados entre 1910 y 1998 listos para ser usados en cualquier momento. A los 45 Rolls hay que añadir otros 30 coches de marcas como Hispano-Suiza, Delaunay-Belleville, Ferrari, Lamborghini o Jaguar.

Loizaga es además de museo un lugar de eventos y bodas, un edén digno de dar alojamiento al señor que la levantó en la Edad Media para dar guerra a sus vecinos hasta que en el siglo XV el Rey obligó a los nobles vizcaínos a cambiar su modo de vida y sus fortalezas por palacios.

No menos fotogénico que la torre es la casona de indiano que preside el viñedo de la Bodega Virgen de Lorea, en Zalla. Entre las hileras de vides no es raro encontrar ovejas limpiando malas hierbas y abonando la tierra.

En el barrio de Avellaneda, equidistante de todos los municipios de las encartaciones, se encuentra la Casa de Juntas en la que se dictaba el Fuero Encartado que regía la vida de la comarca. Convertida hoy en Museo de las Encartaciones, éste es el lugar idóneo para conocer historias tan curiosas como la de los montes bocineros, equidistantes a los pueblos que servían para avisar de la celebración de una junta mediante hoguera o tocando un cuerno.

Balmaseda, la primera villa de Vizcaya
La villa más monumental de las Encartaciones es, sin duda, Balmaseda. Siendo lugar de paso entre Castilla y los puertos del Cantábrico, Balmaseda prosperó durante la Edad Media llegando a albergar una importante judería extramuros, en una de las orillas del río Kadagua.

Es precisamente junto al río donde encontramos la postal más típica de Balmaseda, el Puente Viejo, una edificación del siglo XV que además de para salvar el río cumplía la función de aduana y puerta de la ciudad amurallada.

Al Ayuntamiento, popularmente conocido como “la Mezquita”; dos palacios y cuatro iglesias, de las que sólo la de San Severino tiene culto – el resto han sido adaptadas como museo de la historia local, Museo de la Pasión Viviente de Balmaseda y teatro- completan el catálogo patrimonial de la villa.

1
Ferreria El Pobal
« 1 de 7 »

La apertura de una nueva ruta hacia el mar por el puerto de Orduña y las guerras carlistas acabaron con siglos de prosperidad, obligando a una parte importante de la población a emigrar a América. El año 1894 marca un nuevo punto de inflexión. Es entonces cuando se inaugura la vía férrea que conectaba los Altos Hornos de Vizcaya con las minas de carbón de Robla, en León. Además de una estación, el Ferrocarril de La Robla trajo a Balmaseda los talleres para el mantenimiento de la maquinaria de toda la línea.

Otra aportación de los ferroviarios a Balmaseda es la Putxera, una olla creada a medida de la maquinaria del tren por los propios operarios, que ingeniaron un sistema para comer caliente aprovechando los viajes largos y el calor de las máquinas.

La tecnología y las recetas pasaron bajaron del tren a los pueblos de la ruta. En Balmaseda la putxera es ya parte importante de su patrimonio inmaterial. Algunos restaurantes la tienen en el menú y el 23 de octubre se celebra en la villa el Concurso Internacional de Putxeras. La receta más habitual es el de alubias rojas con sus sacramentos cuyo secreto es el tiempo de cocción, al menos 5 horas, aunque la olla calentada con las brasas del carbón es ideal para preparar todo tipo de platos al gusto.

La llegada del tren coincidió con el regreso de muchos indianos, algunos ahora ricos, que regalaban al pueblo modernidades tales como fuentes, escuelas o mejoras en las iglesias. A cambio de ello obtenían calle a su nombre, monumento o capilla.

Cinco de estos emprendedores fundaron a su regreso de México La Encartada, industria textil que se ubica a las afueras de la villa, en funcionamiento entre 1892 y 1992, un siglo completo haciendo funcionar las máquinas originales que hoy podemos disfrutar al haberse musealizado la instalación. Boinas, mantas, guantes, bufandas, pasamontañas, madejas y ovillos de lana salieron de La Encartada, un modelo de fábrica textil de fin de siglo en la que no podía faltar la colonia donde vivían los trabajadores y sus familias con comodidades – retrete y luz gratis mientras funcionaban las máquinas- y servicios como escuela y capilla.

Carretera de las Encartaciones.
« 1 de 5 »

El Valle de Carranza
Para acabar la ruta, nos desplazamos hasta Karrantza Harana/Valle de Carranza, el municipio más extenso de Vizcaya formado por 40 barrios distantes unos de otros por hasta 30 km. Los caseríos encartados o trucianos se intercalan con bonitas casas de indianos en nuestro camino hacia el Parque Natural de Armañón, un paisaje kárstico cubierto de bosque mediterráneo a tan solo unos kilómetros del mar Cantábrico.
Además de rutas y senderos, el mejor plan aquí es la visita a las cuevas de Pozalagua, cuya entrada se encuentra a pocos metros de Parketxea, la Casa del Parque, donde hay un mirador con vistas espectaculares al parque natural.

El secreto mejor guardado del valle se encuentra bajo nuestros pies, debajo de la Peña de Ranera. La cueva de Pozalagua fue descubierta accidentalmente en 1957 tras una voladura efectuada en la cantera de dolomitas bajo la que se ubica.

Además de sus dimensiones catedralicias, lo más excepcional de la cueva son las estalactitas excéntricas, una rareza que desafía la ley de la gravedad, sólo superada por otra cueva en Australia.

Sólo una pared de 20 metros de grosor separa Pozalagua de la Torca del Carlista, la sima más grande de Europa y la tercera del mundo, accesible exclusivamente para profesionales de la espeleología. De las cinco salas que tiene la Torca, la palma se la lleva la “Gran sala Jon Arana”, bautizada así en honor al primer hombre que puso pie en lo más profundo, tiene 497 metros de largo, 287 de ancho y 97 de altura.

GUÍA PRÁCTICA

DÓNDE DORMIR
Hotel Ibarra, Zalla. Caserío familiar restaurado siguiendo las normas del Feng shui y reutilizando elementos originales. Dispone de 14 habitaciones con nombres “encartados”.

Hotel Convento San Roque, Balmaseda. Las 21 habitaciones corresponden a las celdas que utilizaron las monjas de clausura, primeras ocupantes de este noble edificio de piedra que conserva las escaleras originales, el pozo y el torno. El restaurante es un buen lugar para probar la putxera ferroviaria previo encargo. Tel 946 10 22 68.

Balneario Casa Pallotti. Este balneario situado en pleno Parque Natural de Armañón dispone de 57 habitaciones y una carta de tratamientos y circuitos hidrotermales usando las aguas mineromedicinales de los manantiales de las Termas del Molinar.

Las Encartaciones, el último secreto de Vizcaya 1

Restaurante Mendiondo.

DÓNDE COMER
Restaurante Mendiondo, Sopuerta. Restaurante de cocina casera y tradicional con productos de la zona y huerta propia. Dispone de una gran bodega con referencias históricas. Tel. 946 504 452.

Casa Garras, Valle de Carranza. Este restaurante familiar ofrece las dos caras de la cocina vasca, la tradicional y la innovadora que está aportando la tercera generación de la familia representada en la figura de Txema Llamosas, formado en las mejores cocinas de España. Tel. 946 806 280.

Maiken Brewery. Fábrica de cerveza artesanal donde, además de probarla, es posible comer una excelente hamburguesa.

Más información en la

MÁS INFORMACIÓN

Web oficial de turismo de Encartaciones.

Si quieres descubrir Las Encartaciones de Vizcaya o hacer otros viajes en coche pulsa AQUÍ

VIAJESRACE