JULIO AGOSTO 2020

La automoción tiene un plan 3

La automoción tiene un plan

La ayuda a la compra de un diésel o gasolina alcanza los 800 euros, y 4.000 para un eléctrico, mientras que en los modelos híbridos llegará a los 1.000 euros, s...
Borrador automático 24

Un verano para conducir

¿Qué tienen en común un Seat, un Toyota, un Mercedes, un Porche, un Ford o un Mini?: el placer de disfrutar de la carretera o los caminos durante las vacaciones...
Sin Juegos, pero con mucho deporte 4

Sin Juegos, pero con mucho deporte

Los Juegos Olímpcios se han retrasado al veranos de 2021, pero el verano llegar cargado de deporte, ya que las principales competiciones han fijado su hoja de r...
Un batido saludable. el cóctel del verano

Un batido saludable, el cóctel del verano

La mejor manera de disfrutar de un batido saludable es escoger aquellos alimentos que más te gustan para convertirlo en una buena opción para hidratarse y segui...
Borrador automático 21

Una ‘noche toledana’… con glamour

La mayoría de los visitantes de Toledo lo hacen en solo de día; sin embargo, la capital castellano-manchega tiene otros secretos para descubrir cuando el atarde...
La seguridad de los pequeños, clave 4

Seguridad por y para los más pequeños

Dos modelos no superan los mínimos requeridos en el Primer Informe Europeo de Sistemas de Retención Infantil de 2020 en el que participa el RACE. TEXTO: JAVI...
La automoción sigue en movimiento 1

La cadena de montaje sigue en movimiento

Los fabricantes de automóviles continúan presentando modelos pese a las pérdidas que ha supuesto la pandemia del coronavirus para el sector de la automoción. ...
Rutas para respirar a pleno pulmón 10

Rutas para respirar a pleno pulmón

Coge tu cámara y tus botas de montaña y échate a andar por el Hayedo de Otzarreta, el Cañón del río Vero, el Río Borosa, el Bosque de Irati, el Cubo de La Galga...
El ocio veraniego se transforma 1

El ocio veraniego se transforma

Los conciertos online, los autocines o las visitas turísticas de proximidad y en pequeños grupos se imponen en la nueva normalidad tras la Covid-19. TEXTO: J...
Borrador automático 22

Dormir entre nidos de cigüeñas

El Hotel de Hospes Palacio de Arenales & Spa permite un reencuentro con la naturaleza gracias a sus jardines infinitos, sus olivos centenarios y coronado po...
Piezas especiales para un nuevo hogar 8

Piezas especiales para un nuevo hogar

El confinamiento nos ha llevado a pasar mucho más tiempo de lo habitual en casa. Por eso es un buen momento para vestirla con piezas de diseño muy especiales co...
Auriculares donde sólo se escucha música 4

Auriculares que no dejan pasar el ruido

Los auriculares con cancelación de ruido están de moda, pero ¿qué es esta tecnología y cuáles son los productos disponibles en el mercado? TEXTO: ARANTXA HER...
La revista de los socios del RACE
historia

El 15 de agosto de 1945 Japón rubricó su capitulación y firmó la rendición tras los devastadores ataques nucleares de Estados Unidos en Hiroshima y Nagasaki.

TEXTO: JOSÉ MANUEL ANDRÉS

Agosto de 1945. La Segunda Guerra Mundial, el conflicto más pavoroso de la historia de la humanidad, ya había tocado a su fin en Europa tres meses antes, en mayo, tras la llegada del Ejército Rojo a Berlín, la capital de una Alemania nazi reducida a cenizas y ocupada en su frente occidental por las tropas aliadas. Pese a la capitulación alemana del 8 de mayo y al suicidio del líder del Tercer Reich, Adolf Hitler, el 30 de abril, otra potencia del Eje, Japón, seguía sin firmar la rendición.

Tras seis meses de intensos bombardeos sobre más de sesenta ciudades niponas por parte de Estados Unidos, Harry S. Truman, en aquel momento presidente del gigante norteamericano tras la muerte del icónico mandatario Franklin Delano Roosevelt en abril, ordena el lanzamiento de sendos ataques nucleares contra el ‘país del sol naciente’. El 6 de agosto de 1945 el arma nuclear bautizada como ‘Little Boy’ es arrojada sobre la ciudad de Hiroshima y tres días después, otra bomba atómica con el nombre de ‘Fat Man’ detona en Nagasaki.

75 años de la rendición que puso fin a la Segunda Guerra Mundial 1

Nube atómica de Hiroshima

El saldo de la operación: más de 100.000 muertos de forma inmediata, otros tantos heridos y un número de fallecidos tan elevado como difícil de precisar en los siguientes años a consecuencia de la exposición a la radiación. Un golpe tan fuerte al corazón de Japón que el país anuncia seis días después, el 15 de agosto, su rendición incondicional ante los Aliados.

A los ataques nucleares por parte de Estados Unidos se unía además la intención de la Unión Soviética de transferir sus tropas a la zona del Pacífico y de esta manera conquistar la isla Sajalín y las Kuriles, dos enclaves fundamentales para los soviéticos en su aspiración de lograr un acceso totalmente libre a este océano, algo que era posible bloquear por vía marítima o aérea desde allí. Por todo ello, exhausto, solo y absolutamente expuesto al avance aliado, la situación de Japón era ya más que esesperada.

A través de una declaración oficial emitida en la radio nacional, HNK, y conocida como Gyokuon-hōsō, el emperador Hirohito declaró la capitulación incondicional de Japón y aceptó las condiciones de la Declaración de Postdam, firmada el 26 de julio del 45 por Estados Unidos, Reino Unido, la URSS y China y que estableció en su momento la rendición japonesa o la “pronta y total destrucción” del país. Fue la primera vez en la que el soberano, que asumió el trono nipón en 1926 tras la muerte de su padre, Yoshihito, habló directamente a sus súbditos, pues hasta ese momento sus mensajes a la población habían sido locutados por otras personas.

75 años de la rendición que puso fin a la Segunda Guerra Mundial 3

Imagen de la ruinas de Hiroshima.

El fin del Imperio de Japón
Mediante esta rendición, el Imperio de Japón vigente desde la Restauración Meiji de 1968 y ya en colapso asumía, entre otros puntos clave, la eliminación “para siempre de la autoridad de aquellos que han engañado al pueblo de Japón y lo han llevado a embarcarse en la conquista del mundo”, la ocupación de “puntos del territorio japonés designados por los aliados”, el “desarme completo de las fuerzas armadas japonesas”, la limitación de la soberanía japonesa a las islas de Honshū, Hokkaidō, Kyūshū, Shikoku y las islas menores”, es decir, la extensión previa a conquistas como las de la península de Corea o Taiwán, y la “severa justicia para todos los criminales de guerra”.

La capitulación anunciada el 15 de agosto se firmaría formalmente el 2 de septiembre, a bordo del acorazado de la Armada estadounidense USS Missouri, actor principal de las batallas de Iwo Jima y Okinawa, dos de los combates principales de la Guerra del Pacífico. Allí Mamoru Shigemitsu, ministro de Exteriores japonés, rubricó a las 09:04 hora local el Acta de Rendición de Japón “por Orden y en nombre del Emperador del Japón y del Gobierno Nipón”, algo que hizo a continuación el general Yoshijirō Umezu, Jefe del Mando General Militar de Japón, antes de la firma del general estadounidense Douglas MacArthur, comandante supremo aliado en el Pacífico y el militar más condecorado de la historia de las fuerzas armadas estadounidenses. El acto supondría oficialmente el último episodio de la Segunda Guerra Mundial, exactamente seis largos años y un día después de la invasión alemana de Polonia del 1 de septiembre de 1939 que supuso el detonante del conflicto que cambió para siempre el mundo.

75 años de la rendición que puso fin a la Segunda Guerra Mundial 2

El emperador Hirohito.

Tras la rendición, el Imperio de Japón se disolvió y pasó a ser ocupado por los Aliados hasta abril de 1952, en una posguerra que resulta fundamental para entender el Estado nipón de nuestros días, pues el país tornó de la monarquía absoluta a un sistema constitucional que estableció la soberanía nacional. Pese a ello, el emperador Hirohito no fue condenado por crímenes de guerra y conservó su trono de forma prácticamente simbólica, según palabras de MacArthur, “como símbolo de la continuidad y la cohesión del pueblo japonés”.

Tras el fin de la ocupación, los otrora enemigos se convirtieron en aliados y Japón pasó a figurar entre las potencias del bloque occidental liderado por Estados Unidos durante la Guerra Fría. Ya en los sesenta y sobre todo en los setenta, el ‘país del sol de naciente’ experimentó un vertiginoso crecimiento económico basado en el potencial de sus industrias electrónica, automovilística, de telecomunicaciones, robótica y videojuegos, que llegaron a todo el mundo a través de gigantes multinacionales y dotaron al país nipón de esa imagen de modernidad casi futurista de nuestros días, alejada de cualquier intención belicista, tan diferente de la tradición del imperio de los samuráis y luego de los kamikazes, aquel que un día desafió al mundo como potencia del Eje.