SEPTIEMBRE OCTUBRE 2019

Borrador automático 14

Más camiones que nunca

El fin de semana del 5 y 6 de octubre se celebra en el Circuito del Jarama - RACE el XXXIII Gran Premio de Camión de España, además del Campeonato de España de ...
Noruega, viaje al corazón de los Fiordos

Noruega, viaje al corazón de los Fiordos

Recorremos el fiordo más espectacular de Noruega partiendo de Bergen y parando en miradores  de vanguardia, pueblos vikingos, iglesias medievales, glaciares y p...
Pueblos con encanto y brujas 6

Lugares con encanto y brujas

Gatos negros, aquelarres, escobas en los balcones, brujas, chimeneas humeantes, meigas… España está llena de localidades con leyendas mágicas TEXTO: JAVIER V...
Propuestas otoñales 6

Propuestas otoñales

Los fabricantes de vehículos preparan las presentaciones de sus nuevos modelos en un mercado que ha frenado sus ventas pero que sigue ofreciendo muchas alternat...
Drones, mucho más que un juguete

Dron, más que un juguete

Se calcula que en Europa había, en 2017, más de 27.000 drones comerciales a los que se les dan usos tan variopintos como controlar el tráfico, para sobrevolar c...
La guerra de los ECO 6

La guerra de los ECO

A gas o un híbrido, las dos alternativas para entrar sin limitaciones en todas las ciudades españolas durante los episodios de alta contaminación. TEXTO: J. ...
Un restaurante para comerse la historia

Un restaurante para comerse la historia

Noor es el proyecto personal que Paco Morales cuya propuesta culinaria se centra en la inspiración andalusí con las técnicas más actuales, pero con los sabores,...
Descanso perfecto para cargar pilas

Descanso perfecto para cargar pilas

Con la llegada del otoño es el momento de hacer una escapada al hermoso paisaje montañoso de Cantabria con bosques, senderismo, turismo rural y la tranquilidad ...
Borrador automático 13

30 años sin el muro de la vergüenza

La madrugada del 10 de noviembre se celebra el trigésimo aniversario de la caída del muro que separó Berlín y el mundo durante 28 años entre 1961 y 1989. TEX...
Las apps que deben conocer los padres 6

Las apps que deben conocer los padres

Hay muchas aplicaciones pero sólo algunas son imprescindibles para ayudarte en tu día a día, para comunicarte con tus amigos o para almacenar información. TE...
En bicicleta o patinete, con cabeza 9

Tu seguridad es lo primero

Si te vas a mover por la ciudad en bicicleta o patinete, hazlo con seguridad.  El casco es el elemento más importante, y aquí compartimos algunas opciones TE...
Momento decisivo para los Mundiales 5

Momento decisivo para los Mundiales

Emoción en la recta final de los Mundiales. En la Fórmula Uno, Lewis Hamilton tiene muy encarrilado el título con un buen puñado de puntos de venataja sobre su ...
La revista de los socios del RACE
parada y fonda

Con la llegada del otoño es el momento de hacer una escapada al hermoso paisaje montañoso de Cantabria con bosques, senderismo, turismo rural y la tranquilidad contrapuesta al bullicio del periodo estival.

TEXTO: JAVIER VARELA

Con el verano en el recuerdo llega el otoño y las ganas de disfrutar de la naturaleza, de la tranquilidad y recargar pilas con una escapada tras la vuelta a la rutina diaria. Un lugar perfecto es el hermoso paisaje montañoso de Cantabria con bosques, senderismo, turismo rural y la tranquilidad contrapuesta al bullicio del periodo estival. Buscando entre chimeneas, románico y la historia, nos topamos con La Posada de Somo, un elegante y moderno hotel al lado contrario de la bahía de Santander, en la encantadora localidad de Somo. Desde la capital cántabra se puede llegar en coche (unos 20 minutos) o en barco gracias a un especial viaje en barco de 25 minutos.

9 (1)
« 1 de 10 »

Esta casona con más de 100 años de historia está situada en la Costa Trasmiera. Un lugar donde poder revivir tiempos antiguos sin renunciar a los pequeños placeres de hoy. Un remanso de lujo y paz, entendiendo el lujo como ese espacio exclusivo en donde desconectar, cuidarse y relajarse son los objetivos esenciales. La casona cuenta con habitaciones estándar, suites, Juniors suites, villas individuales y estudios, todas ellas con una decoración exquisita decoración así como unas instalaciones únicas de las que te costará salir. Un complejo de descanso y relax que destila buen gusto.

Según se cruza la puerta en esta casona centenaria se accede a una estancia cálida y acogedora en la que poder relajarse, descansar y disfrutar de cada instante que pases en ella. Y si hablamos de relax, nada mejor que un buen masaje. La Posada de Somo cuenta con una carta de masajes y tratamientos corporales pensados para revitalizar cuerpo y alma, para relajarse y para todos los gustos con un nexo de unión: que fluyan los sentidos. Desde masajes de relajación, al terapéutico, al de osteopatía, cervical o especial para surferos (deportistas). Una selección para todos los bolsillos en el que lo único necesario es que dejes el móvil en la puerta para disfrutarlo.

Descanso perfecto para cargar pilas 1Además, durante la estancia en el hotel se antoja necesario disfrutar de la gastronomía cántabra  en el  Restaurante Casa de Comidas La Alberuca, situado junto a la casona principal. Cenas y comidas a la carta, picoteo informal, aperitivos en barra, diferentes menús y para los clientes de La Posada la posibilidad  de que te preparan alguno de los platos de la carta para llevarlos a la suite o a los jardines de la Villa.

Por su situación en el centro de Cantabria, Somo se encuentra muy cerca de los principales destinos turísticos de la región (20 minutos de Cabarceno, Santander, Santoña, 30 minutos de Santillana y Comillas y 45 minutos de San Vicente de la Barquera y Bárcena Mayor). Además, la localidad es conocida por su enorme playa de 7 kilómetros de fina arena blanca aunque en tres kilómetros a la redonda nos podemos encontrar preciosas calas salvajes, acantilados para pasear, playas para hacer surf o aguas más tranquilas para navegar. Más allá de su imponente playa y su preciosa bahía, el viajero inquieto que le gusta conocer los lugares en profundidad podrá encontrar bonitos caminos bordeando la Ría Cubas, pequeñas ermitas románicas, paseos entre pinares bordeando el mar o prados desde donde divisar la bahía. Un remanso de paz.