JUNIO 2019

La Seguridad Vial no tiene edad 3

La Seguridad Vial no tiene edad

En la primera oleada del Informe de evaluación de los Sistemas de Retención Infantiles 2019, cuatro de las 35 sillas analizadas no superan la peor puntuación, m...
Cien años de la paz que impidió la paz 2

Cien años de la paz que impidió la paz

El 28 de junio de 1919 se firmó el Tratado de Versalles, con el que se puso fin a la Primera Guerra Mundial, pero que acabó por convertirse en el germen de la S...
Apulia, el bello tacón itálico 1

Apulia, el bello tacón itálico

Puglia, Apulia en Castellano, es la región que ocupa el tacón de la bota itálica. Ciudades monumentales como Bari, Lecce o Tarento forman una ruta triangular qu...
Filipinas, sinfín de islas soñadas 1

Filipinas, sinfín de islas soñadas

Temperatura agradable, playas inmaculadas, arrecifes coralinos, gastronomía de vanguardia e instalaciones hoteleras ‘a medida’…Todo lo necesario para pasar unas...
De ruta tras la bandera a cuadros 6

De ruta tras la bandera a cuadros

Seis circuitos míticos acogen pruebas del Mundial de Fórmula Uno y de Motociclismo durante un mes en el que disfrutar del mundo del moto TEXTO: JAVIER VARELA...
La Educación Vial, cosa de todos

La Educación Vial, cosa de todos

La Semana Mundial de Seguridad Vial de las Naciones Unidas contó con la participación del RACE, que a través de CIFAL Madrid realizó cuatro talleres en diferent...
En la mesa del Chef Revelación 3

En la mesa del Chef Revelación

Fernando Alcalá, en apenas dos años ha pasado de ser un aficionado y amante de la cocina a un prometedor cocinero que lidera KAVA, un restaurante de “cocina sen...
Nacidos para disfrutar 7

Nacidos para disfrutar

Los fabricantes buscan con sus nuevas propuestas satisfacer los gustos de los compradores con modelos creados para el éxito y disfrutar de la conducción. TEX...
Glamping entre naranjos

Glamping entre naranjos

a de Laila ofrece una forma cool de disfrutar de la naturaleza con seis tiendas de campaña de tela blanca dispersas en el huerto de naranjos TEXTO: JAVIER VA...
Con la casa a cuestas 5

Con la casa a cuestas

Las autocaravanas, de las más básicas a las más lujosas, son la manera más fácil de viajar sin tener problemas con las reservas de los hoteles. TEXTO: J. LUI...
Una bune para cada tipo de dato

Una nube para cada tipo de dato

Los servicios de almacenamiento de información en la nube nos permiten acceder a ella desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y en cualquier lugar. ...
El móvil se suma a la guerra del podcast 7

El móvil se suma a la guerra del podcast

Actualidad, deportes, cine, música, videojuegos… Cada vez encontramos podcasts de todo tipo y temáticas y las plataformas compiten por tener el mejor escaparate...
La temporada entra en el momento decisivo

La temporada entra en el momento decisivo

Los Mundiales del motor están de lo más emocionantes. Mientras que en la Fórmula Uno y en MotoGP ya han alcanzado el primer tercio del campeonato con mucha supe...
La revista de los socios del RACE
rutas en coche

Puglia, Apulia en Castellano, es la región que ocupa el tacón de la bota itálica. Ciudades monumentales como Bari, Lecce o Tarento forman una ruta triangular que se complementa con decenas de pueblos fortificados tanto en su interior como en las costas de dos mares, el Adriático y el Jónico, que dan el tono azul turquesa a un paisaje insuperable.

TEXTO Y FOTOS: JOSÉ MARÍA DE PABLO

Su lejanía del corazón de Europa mantuvo a esta península fuera de la mirada de los viajeros de masas hasta que alguien puso en Instagram una foto de sus magníficas playas de agua azul turquesa que le han hecho merecedor del peculiar honor de ser conocida como las ‘maldivas italianas’.

Sin embargo, Apulia no es un solo un destino de playa, es sobre todo un lugar en el que las ciudades y pueblos monumentales decoran un paisaje principalmente llano en el que predominan los cultivos de vides y olivos. Fueron sus antepasados de la Magna Grecia, nombre de los territorios del sur de Italia habitados por griegos, los que dieron forma a esta región en la que aún es posible escuchar el griko, versión arcaica del griego, lengua en vías de desaparecer.

Empezamos esta ruta circular en Bari, principal urbe, capital de la región y punto de llegada de vuelos low cost, grandes cruceros y ferries con destino a Croacia y Albania. El centro histórico de la ciudad se ubica junto al puerto y el castillo normando construido para proteger la plaza de invasiones musulmanas. Sus callejuelas cubiertas de grandes bloques de piedra blanca ofrece escenas de tipismo del sur de Italia, una manera de vivir que nos recuerda a la de los napolitanos.

Los palacios se han transformado en bloques de apartamentos populares y en en los patios se muestran las intimidades de cada vecino secándose al sol. Cada recodo del viejo Bari esconde un altar, una portada barroca o una cafetería donde parar a tomar algo mientras se disfruta del paso de la vida.

El monumento más emblemático de la ciudad es la Basílica de San Nicolás de Bari, templo de estilo románico puro donde se guarda el cuerpo del santo famoso por sus milagros que cuenta con cientos de miles de devotos tanto entre los católico como entre los ortodoxos de oriente, donde nació y ejerció su ministerio.

La Catedral de la ciudad no tiene nada que envidiar a la Basílica. Además de su estilo románico, el templo episcopal ofrece un paseo por los cimientos que incluyen restos del templo bizantino previo.

Una calle del centro de Bari.
« 1 de 9 »

Polignano a Mare, 34 km al sur, es un pueblo medieval construido sobre unos acantilados. Su fama, además de por ser el lugar de nacimiento de Domenico Modugno, se debe en gran parte al barranco que termina en Cala Porto, una estrecha playa de cantos rodados y agua cristalina rodeada de rocas verticales de gran altura sobre las que se han construido edificaciones formando un anfiteatro natural que aprovechan los mejores buceadores para tirarse al agua una y otra vez. Esta cala es escenario cada verano del campeonato de salto libre patrocinado por una famosa bebida energética.

Igual de bonito resulta Monopoli, a solo unos km en dirección sur. El ambiente en esta ciudad medieval es más sosegado y muchos de sus monumentos se han convertido en espacios para la creatividad y el arte contemporáneo como es el caso del Palacio de Carlos V, un coloso de forma pentagonal que marca la frontera entre entre el puerto pesquero y la ciudad amurallada.

Apulia, el bello tacón itálico 3

Los ‘trullos’ de Alberobello.

Pueblos monumentales del valle de Itria
Es hora de adentrarse en el interior, en el Valle d’Itria, donde se puede encontrar un amplio abanico de pequeñas ciudades monumentales. Alberobello es sin duda la más llamativo de todos gracias a sus 1.400 ‘trullos’, edificaciones redondas construidas sin mortero, encaladas y cubiertas con divertidos tejados de piedras planas superpuestas que pueden ir rematadas de un adorno que indica la profesión o el rango social de su morador. Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996, este conjunto de viviendas empezó a levantarse a partir del siglo XVI, cuando las familias campesinas solicitaron a los nobles explotar estas tierras. El permiso se concedió, pero solo a cambio de que construyeran viviendas precarias para evitar el pago del impuestos establecido para la creación de una nueva ciudad y así poder destruirlas rápidamente en caso de inspección.

Locorotondo, a apenas 8 km al sur, es la siguiente parada. Se trata de un pueblo blanco inmaculado construido siguiendo una planta circular. Además del encanto de perderse por sus callejuelas descubriendo palacios barrocos y la hermosa Iglesia de San Giorgio, lo más peculiar del lugar son los empinados tejados de sus casas, cubiertos por piedras similares a las de los trullos de Alberobello.

La cara sur de la colina sobre la que se ubica el pueblo está cubierta por sus célebres viñedos dispuestos en terrazas. Allí se encuentra Bufano, una de las bodegas de la D.O. Locorotondo, en donde se puede realizar catas de vino y otras actividades gastro-sensoriales con el viñedo como escenario.

Cerramos el Tour por Itria en Ostuni, 24 km en dirección a Lecce. Este lugar es de una belleza salvaje; encalado y encaramado a un promontorio muy empinado, es una mezcla de pueblo de las Alpujarras granadinas y una aldea griega escondida en el corazón de una islita del Egeo… Solo al ver la monumental catedral y el monasterio de los Carmelitas te devuelven a la Italia meridional.

Apulia, el bello tacón itálico 2

Los ‘trullos’ de Alberobello.

 

Lecce, joya barroca
Hay gente que a Lecce le llama la Florencia del sur por la enorme cantidad de monumentos que posee, aunque en su caso se centran más en el estilo barroco, época de esplendor de esta ciudad universitaria. La capital de Salento, provincia que ocupa la punta final del tacón, es una ciudad de fácil visita, apta para descubrir por libre sus calles y jardines. Dentro del casco histórico amurallado se suceden iglesias y palacios, pero también vestigios de la época romana como el anfiteatro, descubierto a principios del siglo XX bajo la plaza de San Oronzo, el corazón mismo de Lecce; y el teatro, donde se sabe que se representaban obras clásicas de la cultura helenística en su idioma original.

Si hace buen tiempo las calles de Lecce se llenan de terrazas y sus muros barrocos rejuvenecen, tanto al mediodía como a altas horas de la noche. Según nos acercamos al sur la geografía salentina se va complicando hasta llegar al litoral en Castro, pueblo marinero que mira al mar desde lo alto y que puede ser punto de partida ideal para explorar toda esta costa de carreteras sinuosas que tiene su final en el cabo de Santa María de Leuca, el ‘finisterre italiano’.

Las playas de las zonas urbanas, de fina arena, son mucho más aptas para el baño que las del Adriático que hemos dejado atrás. Sin embargo, la costa rocosa le regala multitud de cuevas visitables en temporada alta y diversas piscinas naturales allá donde la naturaleza lo ha permitido.

A partir de Santa María de Leuca, pueblo con playa famoso por su santuario dedicado a la Virgen, cuya imagen subida a una columna compite con el bello faro octogonal que orienta a los navegantes que van y vienen del mar Adriático al mar Jónico, el paisaje se relaja, las rocas desaparecen y dan paso a las dunas y las playas más espectaculares del sur del país. Fina arena blanca, dunas y fondos transparentes son lo habitual entre Marina di Pescoluse y la ciudad de Tarento, 150 km al norte y fin de este viaje por Puglia.

En medio de este último tramo se ubica Gallipoli, un ciudad amurallada construida en una isla conectada con el continente con un estrecho puente del siglo XVI. La explotación excesiva de sus encantos puede desenfocar la belleza innegable de Gallipoli, que incluye, además de una catedral barroca de gran valor artístico, una bellísima playa urbana apoyada en la muralla y un paseo marítimo lleno de bares y restaurantes a la última moda.

Catedrl de Lecce.
« 1 de 9 »

En la carretera que continúa la línea de costa en dirección a Tarento hay que visitar el Parque Natural de Porto Selvaggio, una franja costera de aguas azul turquesa a la que se accede cruzando a pie a pie o en bici un frondoso bosque de pinos de Aleppo; y Porto Cesareo, un pueblo con playa donde además de disfrutar de las aguas increíblemente transparentes se pueden visitar los restos de la ciudad greco-romana previa.

Un viaje al pasado mucho más intenso se experimenta en Tarento, urbe milenaria fundada por una colonia de espartanos 500 años antes de Cristo. El viejo Tarento ocupa una isla sobre la que las diferentes civilizaciones han ido construyendo dando como resultado uno de los lugares más ricos en restos arqueológicos del Viejo Continente. Cualquier obra o derribo significa dar con restos excepcionales de la vida en el pasado como cabeza política de la Magna Grecia, como fue el caso del encuentro de las descomunales columnas dóricas del templo de Zeus encajadas en la estructura de un viejo edificio.

Los mejores hallazgos se exhiben en Marta, el Museo Arqueológico de Tarento, donde se exhiben objetos únicos, pequeñas piezas de orfebrería, alfarería, escultura y mosaico. Bajo el tejido urbano de Tarento, decadente a la vez que misterioso, encontramos hipogeos, laberintos subterráneos construidos para la canalización de las aguas que es posible visitar. Es el caso del llamado Museo Espartano, que ofrece acceso al Hypogeo Bellacicco, situado bajo el Palacio de Beaumont Bonelli.

GUÍA PRÁCTICA

CÓMO LLEGAR

Iberia Express vuela dos veces a la semana a Bari desde Madrid de julio a septiembre. Ryanair ofrece tres frecuencias semanales todo el año.

DÓNDE DORMIR

A lo largo de toda la Puglia es posible encontrar apartamentos turísticos excepcionales en edificios emblemáticos que permiten a los viajeros integrarse e interactuar con la población autóctona. Para la realización de este artículo solo se usó este tipo de alojamiento que recomendamos dada la calidad de las instalaciones y el servicio prestado por los anfitriones en Lecce; en Castro y en Tarento.

DÓNDE COMER

Apulia, el bello tacón itálico

Taverna del porto.

Casa Nova. Taberna tradicional en Alberobello, el sitio idóneo para tomar buena pasta y carne.

La Rotellina, Polignano a Mare. Una opción barata para probar la especialidad local, los panzerotti.

Bar Moro, Lecce. Casa de comidas tradicional frecuentadas por juventud a la última.

Taverna del Porto, Tricase Porto. Restaurante especializado en productos del mar, situado en una aldea costera cerca de Castro.

Trattoria Cchiù mange e cchiù iesse pacce. En el corazón histórico de Tarento, pasta y pizza rica en restaurante familiar.

Más información

En la oficina de turismo de Italia en España.

Si quieres descubrir Plugia o hacer otros viajes en coche pulsa AQUÍ

VIAJESRACE