OCTUBRE NOVIEMBRE 2018

Nace RACE Eurekar 3

Nace RACE Eurekar

Con este nuevo servicio exclusivo para los Socios y solo en la Comunidad de Madrid, desde el RACE recomendaremos los mejores talleres, les acompañaremos durante...
¿Se ha devaluado mi coche diésel? 3

¿Se ha devaluado mi coche diésel?

La demonización del diésel está estrechamente relacionada con la falta de políticas para incentivar la renovación del parque automovilístico, con una antigüedad...
Ecuador, el secreto de los Andes 3

Ecuador, el secreto de los Andes

Una muralla montañosa que llega a alcanzar más de 6.000 metros parte en dos mitades a la República del Ecuador, un pequeño país que esconde entre cumbres y selv...
Fiordos noruegos, paisajes de vértigo 1

Fiordos noruegos, paisajes de vértigo

En la quebrada costa del legendario reino de los vikingos, se abren unas gigantescas brechas desbastadas por los glaciares del cuaternario hace millones de años...
Cementerios que ver antes de morir 12

Cementerios que merece la pena visitar

Son los lugares a los que uno nunca quiere ir, pero hay excepciones. El cementerio alegro de Spantza, Père Lachaise en París, Staglieno en Génova,  La Recoleta ...
Pistoletazo a la veda gastronómica 7

Pistoletazo a la veda gastronómica

Visitamos los mejores restaurantes en España en los que disfrutar de un buen plato de caza, que con la llegada del frío cobran protagonismo en las cocinas. T...
Todoterrenos, con ellos al fin del mundo 1

Todoterrenos, con ellos al fin del mundo

Los SUV se han convertido en el vehículo polivalente preferido para el día a día, para disfrutar del ocio y para llevar a cabo los grandes viajes. TEXTO: J. ...
40 años de la Constitución Española 2

40 años de la Constitución Española

El 6 de diciembre se conmemoran las cuatro décadas del día en el que el pueblo español dijo sí por mayoría abrumadora a la pregunta "¿Aprueba el proyecto de Con...
Los conductores senior vuelven a clase

Los conductores sénior vuelven a clase

En las formaciones de seguridad vial del RACE, los conductores mayores de 65 años aprenderán nuevas técnicas de conducción, se someten a duras pruebas al volant...
Prepárate para los días de lluvia 5

Prepárate para los días de lluvia

Los primeros cielos encapotados son una oportunidad para rescatar del armario piezas muy apetecibles con las que protegerte de la lluvia. TEXTO: GLORIA SALGA...
Ahorra con tu móvil

Tu móvil, el mejor gestor de gastos

Controlar tus finanzas y las de tu familia, programar transferencias o gestionar pagos de forma segura ya es posible desde el teléfono móvil. TEXTO: JAVIER V...
Los mundiales, vistos para sentencia

Recta final de los Mundiales

Últimas carreras del año en los mundiales de motor. El ‘circo’ de la Fórmula Uno vivirá sus dos últimas carreras con un protagonista de excepción: Lewis Hamilto...
La revista de los socios del RACE
experiencia shackleton

Son los lugares a los que uno nunca quiere ir, pero hay excepciones. El cementerio alegro de Spantza, Père Lachaise en París, Staglieno en Génova,  La Recoleta de Buenos Aires o el de Arlington… Visitamos algunos con mucha vida.

TEXTO: JAVIER VARELA

Los cementerios encierran leyendas, historias, fantasmas y misterio, pero desde hace unos años, los camposantos de algunas ciudades se han convertido en el destino elegido por los turistas ávidos de emociones. Para muchos visitantes, las necrópolis pueden proporcionar hermosos momentos para recordar a los seres queridos o para descubrir lugares y momentos históricos, joyas arquitectónicas o cumplir con el deseo de cualquier fan de  estrellas de cine, políticos y artistas. Los cementerios son los lugares a los que uno nunca quiere ir, pero hay excepciones. Visitamos algunos con mucha vida.

Cementerios que ver antes de morir 11

Cementerio de Arlington.

Cementerio de Arlington

El cementerio nacional de Arlington es uno de los cementerios más famosos del mundo gracias a sus apariciones en las películas estadounidenses y a sus más de 250 hectáreas en las que reposan los cuerpos de muchos héroes americanos, desde la Guerra de la Independencia pasando por las dos guerras mundiales, o las más recientes de Vietnam, Afganistán o Irak. Incluso pueden leerse los nombres de algunos presidentes, como John Fitzgerald Kennedy, quien también descansa aquí. El cementerio cuenta con una mansión que domina todo, Arlington House, que fue construida en el año 1802 por George Washington Parke Custis en homenaje a su abuelo George Washington, primer presidente de los Estados Unidos. Es visitado por 4 millones de personas al año y las tumbas más visitadas son las de JFK y la Tumba al Soldado Desconocido, que cuenta con guardia permanente. UN lugar inmenso en el que se respira paz, respeto, silencio y sencillez, a diferencia de otros camposantos más ostentosos.

Cementerios que ver antes de morir

Cementerio de Père Lachaise, París. Foto: Oficina de Turismo y Congresos de París

Cementerio de Père Lachaise, París

Père Lachaise es el más grande de los 20 cementerios que hay en París y recibe su nombre en recuerdo del confesor del rey Louis XIV, el padre François d’Aix de La Chaise. Pasear por sus 44 hectáreas de laberínticas calles, entre más de un millón de tumbas abandonadas es una de las visitas obligadas cuando estás en la capital francesa. Su diseño es una combinación de jardín inglés y lugar de recogimiento en el que están representados todos los estilos del arte funerario: tumba gótica, panteón haussmaniano, mausoleo a la antigua… Hay muchas tumbas anónimas, pero el cementerio es visitado, sobre todo, por la cantidad de personajes famosos que descansan allí: Honoré de Balzac, Guillaume Apollinaire, Frédéric Chopin, Jean de La Fontaine, Molière, Jim Morrison, María Callas, Marcel Proust, Alfred de Musset, Edith Piaf y Oscar Wilde, entre otros. En la del escritor es costumbre que los visitantes se pinten los labios para dejar un recuerdo dando un beso en el muro.

Cementerios que ver antes de morir 1

Cementerio de Staglieno, Génova. Foto: staglieno.comune.genova.it

Cementerio Monumental de Staglieno, Génova 

El Cementerio Monumental de Staglieno es un verdadero museo al aire libre en una colina con vistas privilegiadas de la ciudad de Génova y es considerado uno de los más importantes y fascinantes del mundo. Fue diseñado en 1835 y es una representación de la Génova del siglo XIX que cuenta con un Panteón (o Capilla de Suffragi), que es una copia del Panteón de Agripa, además de galerías y porches con cientos de monumentos que atestiguan el extraordinario arte del siglo XIX en Liguria. Destaca el Boschetto Irregolare, inspirado en los patrones de jardines al estilo romántico, donde se encuentran las tumbas los héroes del Risorgimento. Caminar entre las tumbas y mausoleos es como hacerlo por una sala de exposiciones o un museo, ya que las lápidas están veladas por ángeles y bellas mujeres y decoradas con delicadas tallas obra de los escultores de más renombre de todas las épocas. Hay enterrados desde habitantes de Génova y burgueses italianos, hasta personajes famosos que se quedaron prendados de la ciudad como María Constanza Lloyd Wilde (esposa de Oscar Wilde) o Enrico Alberto d’Albertis.

Cementerios que ver antes de morir 2

Cementerio Alegre de Spantza, Rumanía. Foto: Paf

Cementerio Alegre de Spantza, Rumanía

El que espere un cementerio oscuro, triste y silencioso, que no vaya al Alegre de Spantza. Allí destacan las lápidas con color, los epitafios divertidos y todo lo que uno no se encuentra en el resto de camposantos del mundo. Desde que el artista rumano, Stan Ioan Patras, empezara a esculpir lápidas con tono de sátiras en 1935, este cementerio está lleno de epitafios muy peculiares y de tumbas tan coloridas que recuerdan a los dibujos infantiles. Ahora el responsable de fabricar las cruces del cementerio de Spantza es su discípulo,  Dumitru Pop Tincu. En las tumbas de los más 800 difuntos que descansan en Spantza, aparecen dibujos de los finados que bien podrían haber sido hechos por niños, frases que explican sucesos sobre la vida del fallecido, algún episodio humorístico, la noticia de cómo falleció y alguna enseñanza. En este cementerio la muerte no es triste ni oscura, sino toda una explosión de color y diversión.

Cementerios que ver antes de morir 4

Cementerio Judío, Praga. Foto: www.jewishmuseum.cz

Cementerio Judío, Praga

En el antiguo cementerio judío de Žižkov (Starý židovský hřbitov na Žižkově) no cabe un alma… literalmente. La tradición judía señala que las tumbas no pueden trasladarse ni eliminarse. Por ello, en este cementerio, de obligada visita si estamos en Praga, las lápidas de piedra se amontonan unas encima de otras de forma desordenada y durante los siglos XV y XVIII se fueron realizando unos enterramientos sobre otros hasta alcanzar incluso doce niveles en algunos puntos. Cuenta con 12.000 lápidas, pero se calcula que están enterradas aproximadamente 100.000 personas, siendo la tumba del rabino Avigdor Kara la más antigua, como demuestra su lápida de 1439. En el cementerio judío no hay jardines, ni grandes avenidas, ni tumbas ostentosas y tampoco verás coronas de flores, sino pequeñas piedras, siguiendo la costumbre judía. Las lápidas del cementerio son barrocas, de estilo imperio y adornadas con estilos históricos.

Cementerios que ver antes de morir 5

Necrópolis de Cristóbal Colón en La Habana. Foto: Darwininan

Cementerio de Colón, La Habana

La capital de Cuba cuenta con un cementerio enorme de 57 hectáreas llenas de curiosas esculturas y obras de arte funerario que hacen las delicias de los que pasean por sus avenidas. La Necrópolis Cristóbal Colón cuenta con muchos panteones que recrean a escala las mansiones coloniales de sus dueños en vida. Los arcos, las cúpulas, y los característicos vitrales de su magnificente arquitectura decoran las construcciones funerarias artísticamente y les dan un valor cultura enorme. Dependiendo de la posición económica del fallecido los panteones son ejecutados con diferentes estilos arquitectónicos y materiales. En las puertas del cementerio hay un monumento de mármol de Carrara de 34 metros de largo y 21 de alto en el que se representan las virtudes teologales de fe, esperanza y caridad. El cementerio, construido en 1854, es una de las veintiún necrópolis existentes en la ciudad cubana de La Habana y está declarado Monumento Nacional de Cuba.

Cementerios que ver antes de morir 6

Cementerio de La Recoleta, en Buenos Aires. Foto: Deensel

Cementerio de La Recoleta, Buenos Aires

El cementerio de la Recoleta es considerado Museo Histórico Nacional en Argentina desde 1946, aunque su origen se remonta a 1822 cuando con la  disolución de la Orden de los Recoletos Descalzos, la huerta que tenían se convirtió en el primer camposanto público de Buenos Aires. Está situado en el barrio del mismo nombre y la puerta de entrada ya deja claro que estamos ante un lugar majestuoso gracias a su conjunto de columnas que representan 11 alegorías sobre la vida y la muerte. Algunos aseguran que este cementero tiene un aire al parisino Père-Lachaise, pero con estilo porteño y más luz. Sus avenidas y su rotonda central, coronada con una escultura de Cristo, es uno de los lugares más visitados de Buenos Aires. Allí descansan muchas de las personalidades argentinas, aunque la tumba más visitada es la Eva Perón, la primera dama de Argentina desde 1946 hasta su muerte en 1952 y que descansa allí desde 1974.

Cementerios que ver antes de morir 7

Cementerio de El Cairo, en Egipto. Foto: Dennis Jarvis

Cementerio de El Cairo (FOTO)

El Cairo tiene mucho encantos y reclamos turísticos, pero hay uno que es recomendable visitar, aunque hay quién lo califica como poco seguro. A los pies de la montaña de Muqatam, en el sur de la ciudad, ‘Al Qarafa’ es un enorme cementerio salpicado de minaretes y mausoleos levantados en el siglo XII para el descanso eterno de los mamelucos y de familias reales de la dinastía ayubí y de sultanes mamelucos. Pero desde hace décadas, los muertos que allí reposan conviven con nuevos habitantes, más de dos decenas de miles, que viven en las construcciones a cambio de cuidarlas. La conocida como “ciudad de los muertos” se ha convertido también en la ciudad de os vivos con cafés, talleres mecánicos, tiendas de alimentación e incluso mercados, pero puede tener los días contados, ya que el Gobierno egipcio quiere convertirlo en un parque por la ausencia de zonas verdes en la capital.

Cementerios que ver antes de morir 8

Cementerio de Janitzio, en México.

Cementerio de Janitzio, México

Esta isla, cuyo nombre significa ‘Flor de trigo’, es la más grande de las cinco que existen en el lago de Pátzcuaro en Michoacán. Sólo se puede llegar a través de una barca y además del encanto propio de una isla, tiene un cementerio que se convierte en el más visitado del país en la noche de difuntos gracias a una de las tradiciones más importantes de México. Ese día se llevan a cabo procesiones con velas, cánticos religiosos y bajo el mágico olor de la flor del cempaxúchitl hacia el panteón de Tzirumútaro. Una vez allí, los panteones se tiñen con el color de las velas –que simula un campo de luciérnagas-  y del color naranja del cempaxúchitl. Además, se llevan platos típicos con el objetivo de abrir el apetito de vivos y muertos. Esa misma noche, los pescadores salen con sus redes de mariposa y lanchas iluminadas para hacer una ofrenda por las buenas cosechas.

Cementerios que ver antes de morir 9

Cementerio de Casabermeja. Foto: Junta de Andalucía

Cementerio de Casabermeja, en Málaga

Apodada popularmente como la puerta de Málaga, Casabermeja se erige como centinela de los Montes de Málaga y la primera localidad en dar la bienvenida a la capital de la Costa del Sol y desde la autovía se puede ver el cementerio, uno de los más singulares y bonitos de España. Se trata de un entramado de calles y plazuelas que recuerda a una pequeña ciudad y es el único de Andalucía con la categoría de monumento y fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 2006. La cripta de la iglesia fue el primer cementerio de Casabermeja y en 1786 se hallaba saturada, por lo que el obispo D. Manuel Ferrer y Figueredo aportó 400 reales para contribuir a la construcción de un nuevo cementerio. Está conformado por un conjunto de originales panteones, túmulos y pináculos y tiene características que le hacen excepcional, sobre todo el tipo de enterramiento y por la forma arquitectónica que presentan los nichos, divididos en tres partes: Abajo (puerta para depositar al difunto), Medio (lápida) y Arriba (frontal con adornos arquitectónicos). De hecho, muchos visitantes han pensado que en Casabermeja se entierran a los difuntos en pie.

Cementerios que ver antes de morir 13

Cementerio de La Almudena.

Cementerio de La Almudena, Madrid

El Cementerio de Nuestra Señora de la Almudena, creado en 1884 e inaugurado oficialmente en 1925, es la principal necrópolis de la ciudad y a lo largo de sus 120 hectáreas se reparten numerosos panteones, capillas y monumentos de interés artístico, datando los más antiguos de finales del siglo XIX. Entre ellos hay muestras escultóricas y arquitectónicas de estilos diversos como el neogótico, neorrománico, modernista, neoclásico y ecléctico. La imponente entrada y la basílica que se encuentra en este cementerio son de estilo modernista, pero sin duda, lo más impactante de La Almudena es la historia (más o menos reciente) que cuentan sus muros: durante la Guerra Civil, más de 2.500 personas fueron fusiladas en las tapias de este cementerio, entre ellas las conocidas como las 13 rosas en su interior alberga sepulturas de personajes ilustres como los escritores Vicente Aleixandre (Premio Nobel de Literatura), Pío Baroja o Benito Pérez Galdós, Enrique Tierno Galván, Lola Flores, Estrellita Castro, Olga Ramos, Fernando Rey o Lina Morgan.

Cementerios que ver antes de morir 10

Cementerio del Bosque en Estocolmo. Foto: Susanne Hallmann

Cementerio del Bosque – Estocolmo (Suecia)

Esta necrópolis impresiona por su ubicación en lo alto de la colina del Skogskyrkogarden de Estocolmo, con un muro tras el que descansan 100.000 personas. Se construyó en 1915 y desde 1994 tiene el honor ser Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El cementerio está construido adaptándose a la naturaleza del bosque, con varias capillas y un crematorio. Cuenta con dos áreas de bosque (conocido como ‘Bosque del recuerdo’) en el que se entierran a personas anónimas. Es un lugar que inspira tranquilidad y que invita a pasear, meditar, dejar flores, velas y pasar un rato cerca de los seres queridos. Su diseño ha servido de inspiración a otros cementerios posteriores. La tumba más famosa de Skogskyrkogarden es la de la actriz sueca Greta Garbo.