JUNIO 2019

La Seguridad Vial no tiene edad 3

La Seguridad Vial no tiene edad

En la primera oleada del Informe de evaluación de los Sistemas de Retención Infantiles 2019, cuatro de las 35 sillas analizadas no superan la peor puntuación, m...
Cien años de la paz que impidió la paz 2

Cien años de la paz que impidió la paz

El 28 de junio de 1919 se firmó el Tratado de Versalles, con el que se puso fin a la Primera Guerra Mundial, pero que acabó por convertirse en el germen de la S...
Apulia, el bello tacón itálico 1

Apulia, el bello tacón itálico

Puglia, Apulia en Castellano, es la región que ocupa el tacón de la bota itálica. Ciudades monumentales como Bari, Lecce o Tarento forman una ruta triangular qu...
Filipinas, sinfín de islas soñadas 1

Filipinas, sinfín de islas soñadas

Temperatura agradable, playas inmaculadas, arrecifes coralinos, gastronomía de vanguardia e instalaciones hoteleras ‘a medida’…Todo lo necesario para pasar unas...
De ruta tras la bandera a cuadros 6

De ruta tras la bandera a cuadros

Seis circuitos míticos acogen pruebas del Mundial de Fórmula Uno y de Motociclismo durante un mes en el que disfrutar del mundo del moto TEXTO: JAVIER VARELA...
La Educación Vial, cosa de todos

La Educación Vial, cosa de todos

La Semana Mundial de Seguridad Vial de las Naciones Unidas contó con la participación del RACE, que a través de CIFAL Madrid realizó cuatro talleres en diferent...
En la mesa del Chef Revelación 3

En la mesa del Chef Revelación

Fernando Alcalá, en apenas dos años ha pasado de ser un aficionado y amante de la cocina a un prometedor cocinero que lidera KAVA, un restaurante de “cocina sen...
Nacidos para disfrutar 7

Nacidos para disfrutar

Los fabricantes buscan con sus nuevas propuestas satisfacer los gustos de los compradores con modelos creados para el éxito y disfrutar de la conducción. TEX...
Glamping entre naranjos

Glamping entre naranjos

a de Laila ofrece una forma cool de disfrutar de la naturaleza con seis tiendas de campaña de tela blanca dispersas en el huerto de naranjos TEXTO: JAVIER VA...
Con la casa a cuestas 5

Con la casa a cuestas

Las autocaravanas, de las más básicas a las más lujosas, son la manera más fácil de viajar sin tener problemas con las reservas de los hoteles. TEXTO: J. LUI...
Una bune para cada tipo de dato

Una nube para cada tipo de dato

Los servicios de almacenamiento de información en la nube nos permiten acceder a ella desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y en cualquier lugar. ...
El móvil se suma a la guerra del podcast 7

El móvil se suma a la guerra del podcast

Actualidad, deportes, cine, música, videojuegos… Cada vez encontramos podcasts de todo tipo y temáticas y las plataformas compiten por tener el mejor escaparate...
La temporada entra en el momento decisivo

La temporada entra en el momento decisivo

Los Mundiales del motor están de lo más emocionantes. Mientras que en la Fórmula Uno y en MotoGP ya han alcanzado el primer tercio del campeonato con mucha supe...
La revista de los socios del RACE
historia

El 28 de junio de 1919 se firmó el Tratado de Versalles, con el que se puso fin a la Primera Guerra Mundial, pero que acabó por convertirse en el germen de la Segunda

TEXTO: JAVIER VARELA

El 28 de junio de 1919 se firmó la primera gran paz del siglo XX. El Tratado de Versalles fue el acuerdo que puso fin a la Primera Guerra Mundial. Fue firmado en la Galería de los Espejos del Palacio de Versalles, exactamente cinco años después del atentado de Sarajevo en el que fue asesinado el archiduque Francisco Fernando, el acontecimiento que dio comienzo a la primera gran guerra entre estados e imperios europeos.

Cien años de la paz que impidió la paz

El texto del Tratado de Versalles. Foto: Auckland War Memorial Museum

A pesar de que el armisticio fue firmado meses antes (el 11 de noviembre de 1918) para poner fin a las hostilidades en el campo de batalla, se necesitaron algo más de siete meses de negociaciones en la Conferencia de Paz de París para concluir el tratado de paz, y no entró en vigor hasta el 10 de enero de 1920. El Tratado de Versalles se redactó atendiendo únicamente a los intereses de los vencedores (Francia, Reino Unido, Estados Unidos e Italia) y con el objetivo de humillar a los perdedores –encabezados por Alemania-.

De todas las cláusulas que aparecen en el Tratado de Versalles, la que más ofendió a los alemanes fue la 231, que decía así: “Los gobiernos aliados y asociados declaran, y Alemania reconoce, que Alemania y sus asociados son responsables, por haberlas causado, de todas las pérdidas y de todos los daños sufridos por los gobiernos aliados y asociados y sus naciones como consecuencia de la guerra que les fue impuesta por la agresión de Alemania y sus aliados”.

 

Fin de la Primera Guerra Mundial. Tropas británicas desfilan por Whitehall Londres. Foto: AP
« 1 de 6 »

 

Además, las condiciones impuestas por los vencedores fueron, según la inmensa mayoría de historiadores, excesivas y abusivas. Alemania debía devolver a Francia Alsacia y Lorena, ganada en la guerra franco-prusiana de 1871, perdía el control sobre las minas del Sarre durante 15 años, cedía territorios a Bélgica, Dinamarca y Polonia, y perdía sus colonias. El tratado también incluía otras cláusulas, como la reducción del ejército alemán a 100.000 hombres, el pago de más de 30.000 millones de dólares a modo de reparaciones a los aliados, la ocupación de la orilla izquierda del Rin y la desmilitarización de la zona de Renania. Además se obligó a la cesión de la flota alemana como adelanto de pago de las indemnizaciones (prefirió hundirla antes que hacerlo), y se prohibía que tuvieran submarinos, aviación y artillería pesada. Esto provocó que, a lo largo de los años 30, Adolf Hitler no parara de denunciar el humillante trato que Alemania había recibido, siendo uno de los gérmenes de la Segunda Guerra Mundial.

Cien años de la paz que impidió la paz 1

Portada de Le Figaro en el que se anuncia la rendición alemana. Foto: AFP

Pero las condiciones impuestas a los perdedores no sólo fueron duras con Alemania. Así, el Imperio Austro-Húngaro desapareció como tal, y Austria quedó reducida a un pequeño estado de lengua germana y con la prohibición de unirse a Alemania. Mientras, Hungría perdió Transilvania en favor de Rumanía y, de lo quedó del imperio, surgirían Yugoslavia (formada por serbios, croatas y eslovenos) y Checoslovaquia.

Por su parte, Italia no quedó satisfecha con las condiciones de la paz y Rusia se vio obligada a admitir la independencia de las repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania.

Por la dureza de las condiciones, el Tratado de Versalles terminó siendo una de las causas que condenaron a Europa a la Segunda Guerra Mundial, sirviendo de caldo de cultivo a opciones extremistas y totalitarias como la representada por Adolf Hitler y el nazismo.

Otras paces internacionales del siglo XX

 

Fue la mayor contienda bélica de la Historia, con más de cien millones de militares movilizados y un estado de guerra total, que se desarrolló entre 1939 y 1945. Fue el conflicto más mortífero de la historia, con entre 50 y 70 millones de víctimas. Comenzó el 1 de septiembre de 1939 con la invasión alemana de Polonia, y terminó oficialmente con el Tratado de París de 1947, que pretendió resolver los conflictos territoriales existentes en Europa y deshacer los cambios fronterizos creados por la Alemania nazi durante la guerra.

Duró veinte años (1955-1975) y enfrentó a la República de Vietnam (Vietnam del Sur) con el apoyo de Estados Unidos y otras naciones contra la guerrilla local del Frente Nacional de Liberación de Vietnam (Vietcong) y el ejército de la República Democrática de Vietnam (Vietnam del Norte), respaldados por China y la Unión Soviética. Se estima que fallecieron entre uno y 5,7 millones de personas. La firma de los Acuerdos de paz de París (1973) provocó que el Sur luchara solo contra el Ejército de la República Democrática de Vietnam hasta su derrota final y la reunificación del país, el 2 de julio de 1976, como la República Socialista de Vietnam.

Siguiendo el ejemplo de Croacia y Eslovenia, Bosnia-Herzegovina proclamó su independencia de la Federación Socialista de Yugoslavia tras un referéndum celebrado el 1 de marzo de 1992. Pocas semanas más tarde, el 6 de abril, estalló la que iba a ser la guerra más sangrienta de la desintegración de Yugoslavia, con enfrentamientos entre musulmanes, serbios y croatas, que duraron tres años y medio (1992-1995). El 1 de noviembre de 1995 comenzaron en Dayton (EEUU) una conferencia de paz internacional con la asistencia de tres presidentes -el bosnio, Alia Izetbegovic; el de Serbia, Slobodan Milosevic, y el de Croacia, Franjo Tudjman- y tres mediadores, EEUU, la UE y Rusia. El 21 de ese mes Bosnia, Serbia y Croacia llegan a un acuerdo de paz. Bosnia es concebida como un Estado con dos entidades autónomas: la Federación musulmano-croata, con el 51 % del territorio, y la República Serbia, con el 49 %.


La guerra comenzó en agosto de 1990 cuando el Irak de Sadam Hussein invadió a Kuwait, con enormes recursos petrolíferos y una posición estratégica con una salida privilegiada al mar del Golfo. La ONU discutió durante meses cómo actuar ante la invasión. Tras varias resoluciones, el 29 de noviembre el Consejo de Seguridad decretó la 678, que fijaba el 15 de enero de 1991 como la fecha límite en la que Irak debía salir de Kuwait. Sadam se negó rotundamente. A las 12.40 de la noche del 16 de enero, pocas horas después del fin del ultimátum, comenzó la contraofensiva. La guerra duró seis semanas, hasta que en febrero Irak firmó un alto el fuego y un acuerdo de paz relativamente razonable que evitaron la entrada de los aliados el país y el derrocamiento de Sadam. En el conflicto murieron unas 40.000 personas, 5.000 de ellas civiles.

El conflicto enfrentó a la República de Corea (o Corea del Sur), apoyada por las fuerzas armadas de varios países comandados por Estados Unidos, contra la República Popular Democrática de Corea (o Corea del Norte), apoyada por la República Popular China y la Unión Soviética. La guerra, que duró entre 1950 y 1953, tuvo 3 millones de víctimas. La guerra finalizó con un armisticio que restauró la frontera entre las Coreas cerca del paralelo 38 y creó la Zona desmilitarizada de Corea, una franja de 4 km de ancho entre ambos países.

El conflicto enfrentó al Kuomintang/Partido Nacionalista Chino (KMT) y al Partido Comunista Chino (PCCh) y duró 22 años (entre agosto de 1927 y octubre de 1949). El 1 de octubre de 1949, Mao Tse-tung proclamó la República Popular de China, que todavía perdura y la guerra terminó en 1950 con un cese no oficial de las hostilidades entre los bandos, quedando finalmente bajo control de los comunistas la China continental.