NOVIEMBRE DICIEMBRE 2017

Muñecos que salvan vidas

Muñecos que salvan vidas

Los ‘dummies’ son utilizados en los ‘crash test’ para conocer las posibles lesiones que pueden ocasionar los accidentes de coche en el cuerpo humano. Texto: ...
Casablanca, 75 años de amor 2

Casablanca, 75 años de amor

El 26 de noviembre se celebra el 75 aniversario del estreno de la película que catapultó a Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en una cinta que es parte de la hist...
Japón, misterios de oriente

Japón, misterios de oriente

Las 6.852 islas y 130 millones de personas que las habitan hacen de Japón el lugar idóneo para perderse y, al mismo tiempo, descubrir uno de los países más mist...
Hotel Val de Neu, el lujo de esquiar 6

Hotel Val de Neu, el lujo de esquiar

Los amantes del esquí podrán disfrutar de un hotel cinco estrellas Gran Lujo en Baqueira Beret, uno de los complejos esquiables más grandes de Los Pirineos. ...
En el mundo se come como en casa 2

En el mundo se come como en casa

Nairobi, Sidney, Toronto, Dubai, Río de Janeiro y Reikiavik presumen de restaurantes donde la gastronomía española triunfa y se ha hecho un hueco a miles de kil...
De pequeños a grandes, todos sirven 6

De pequeños a grandes, todos sirven

Los coches medios invaden las competencias de los grandes y comienzan a salir de las ciudades a un territorio donde el tamaño sí importa. Texto: J. LUIS ALVA...
Un paseo por las estrellas 3

Un paseo por las estrellas desde España

España cuenta con muchos observatorios desde los que poder disfrutar del cielo y disfrutar de una experiencia sideral mirando el firmamento Texto: JAVIER VAR...
Al volante #AparcaTuMóvil 4

Al volante, recuerda: #AparcaTuMóvil

El RACE lanza esta campaña de la FIA para prevenir del peligro del móvil en el tráfico con el músico Pharrell Williams como imagen y embajador. Texto: LUCÍA ...
RACE, de la mano de la Casa Real 4

El RACE, de la mano de la Casa Real

La relación entre el RACE y la Casa Real comenzó con Alfonso XIII y se mantiene más de cien años después con su bisnieto, don Felipe VI. Texto: LUCÍA V. ALON...
Que la lluvia no te sorprenda

Que la lluvia no te sorprenda

Con la llegada del otoño, las prendas y complementos para hacer frente a las primeras precipitaciones ‘toman’ los armarios. Te damos algunas pistas para estar a...
El deporte del motor echa el telón 3

El deporte del motor echa el telón

La temporada llega a su fin en todos los deportes del motor y en el tenis. Todos los Mundiales ya se han decidido antes de su finalización. Lewis Hamilton ha co...
La revista de los socios del RACE

Casablanca, 75 años de amor

historia

El 26 de noviembre se celebra el 75 aniversario del estreno de la película que catapultó a Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en una cinta que es parte de la historia del cine.

Texto: JAVIER VARELA

La historia de amor más famosa del cine está de cumpleaños. 75 años han pasado ya desde que Rick Blaine (Humphrey Bogart) dijera adiós a Ilsa Lund (Ingrid Bergman) entre la niebla del aeropuerto de Casablanca. Una escena mítica que cerraba una película que se vio por primera vez el 26 de noviembre de 1942, cuando se estrenó en el Teatro Hollywood de Nueva York. La cinta de Michael Curtiz es considerada un clásico y está llena de escenas y frases tan inolvidables que incluso los que no la han visto  las conocen y hablan sobre ellas como si lo hubieran hecho. Su escena final de la despedida de los protagonistas sobresale por encima de todas las demás, pero hay más. Mucho más. Es un film para disfrutar del guión, de las interpretaciones, de los diálogos, de los silencios, de la música, de la fotografía, del mensaje y una música de Max Steiner para la eternidad. Por eso sigue cautivando 75 años después de su estreno.

Y eso que nadie daba un duro por ella cuando comenzó a rodarse en 1941. Michael Curtiz se basó en la obra teatral ‘Everybody Comes To Rick’s’, de Murray Burnett y Joan Alison, que no llegó a estrenarse hasta que Casablanca se convirtió en un inesperado éxito cinematográfico. El rodaje de Casablanca no fue sencillo desde su comienzo, como se demuestra en el hecho que Michael Curtiz no fuera la primera opción para dirigir la cinta y que fue el ‘elegido’ tras la negativa de William Wyler. Algo similar ocurrió con el papel de los protagonistas, destinados en un primer momento a Ronald Reagan y Hedy Lamarr, pero que finalmente ocuparon Humphrey Bogart e Ingrid Bergman para firmar dos de las interpretaciones más antológicas de la gran pantalla.

GF01BLP1
« 1 de 11 »

Un rodaje caótico

Quizás tanto caos en el rodaje de la película dio origen a la magia. El guión se iba escribiendo sobre la marcha, iba a estar ambientada en Lisboa pero se cambió por Casablanca, se reciclaron algunos decorados –como la estación de París- de otras películas de la Warner, solo las escenas del aeropuerto se rodaron en exteriores, el pianista Sam (al que dio vida Dooley Wilson) no sabía tocar el piano, la primera escena que rodaron Bogart y Bergman fue su encuentro en el piano… Unas circunstancias que hizo que ninguno de los productores, guionistas, actores, ni siquiera el director pensaban que la cinta terminaría ganando tres Oscar de la Academia: mejor película, mejor director y mejor guión y convirtiéndose en un clásico por el que no pasan los años.

 

Casablanca, 75 años de amor 4

La película no envejece a pesar de contar una historia de amor ambientada en la Segunda Guerra Mundial. Los ingredientes, manidos en muchas cintas en la historia del cine, se convierten en el hilo conductor de una obra maestra. Rick Blaine (Humphrey Bogart) es el dueño de un café piano en Casablanca, ciudad en la que se refugian personas de varios países en busca de poder ‘escapar’ al nuevo mundo. Rick consigue unas valiosas cartas de tránsito que permitían la libre circulación por Europa sin temor a represalias.

La entrada en escena de Ilsa Lund (Ingrid Bergman), examante de Rick, cambia la historia y pone la vida del propietario del café patas arriba. Ilsa llega junto a su marido Victor Laszlo (Paul Henreid), un líder de la resistencia checa contra los nazis que busca una de esas cartas de tránsito en poder de Rick. A partir de ahí se sucede una cadena de acontecimientos políticos y personales que convierten la historia en una obra maestra con unos juegos de luces y sombras que le dan un aire misterioso a todo lo que pasa en la cinta. La mítica ‘As time goes by’ sonando tímidamente en el fondo, con la lluvia y la niebla que casi impiden ver los movimientos que rodean a los protagonistas que se comen la cámara y atrapan al espectador.

 

Casablanca, 75 años de amor 3

Una pareja perfecta

Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, dos animales de la escena, que catapultaron sus carreras gracias a su interpretación en Casablanca. El actor quedaba etiquetado en la historia del cine gracias a su gabardina empapada, el cigarro en la boca, su sombrero y esa mirada que dejaba sin hipo a quien la veía. Su esmoquin blanco y su mano sujetando un whisky doble en la barra de su propio bar enamoran a cualquiera, y eso que tuvo que colocarse cajas y cojines en los pies para contrarrestar los cinco centímetros que le sacaba la actriz sueca, cuya pamela y esa mirada de enamorada llena de lágrimas encogía el corazón del espectador sin importar la década en la que lo viera.

“Tócala otra vez, Sam”, “Siempre nos quedará París” o “El mundo se desmorona y nosotros nos enamoramos” son frases que ya han pasado a la historia del cine y que ha enganchado durante 75 años a público de cualquier generación. Si nunca la han visto, es el momento de ponerse cómodo, apagar las luces y dejarse seducir por el blanco y negro… Y por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman.

13 años del Rick’s Café

Todo el que iba a Casablanca quería tomarse algo mientras escuchaba música en el Café de Rick, pero aquel café nunca existió fuera de los decorados de Hollywood  hasta que en marzo de 2004 una diplomática estadounidense llamada Kathy Kriger tuvo la idea de abrir un ‘Café de Rick’ en honor a la película interpretada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. En su interior recuerda muchos detalles del café que vimos en la película como las paredes blancas, las lámparas metálicas de araña, arcos, balaustradas, una sólida barra de bar, lámparas metálicas y un gran patio central o ‘riad’ marroquí. Una planta más arriba hay un salón privado en semipenumbra con una gran pantalla en la que se proyecta la película ‘Casablanca’ en bucle.

Casablanca, 75 años de amor

Un pianista en el Rick’s Cafe

Y claro, no podía faltar un piano. Un auténtico piano Pleyel de la década de los 30 que toca el ‘nuevo Sam’, llamado IIssam Chabaa. Un músico e informático de Rabat que hace las delicias de los clientes y que además de la mítica ‘As time goes by’ –que es la canción más interpretada por la noche- deleita a los oídos con piezas francesas y españolas de las primeras décadas del siglo XX. El Rick’s Café, como en la película, se ha convertido en una de las marcas de la ciudad.

Un film con momento épicos

‘Casablanca’ es una de esas películas que se puede ver muchas veces y siempre descubres nuevos detalles. Un gesto, una imagen, una melodía… y momentos que han pasado a la historia del cine y que aunque no la hayas visto, se mantienen en la memoria. Una de las escenas más recordadas de la película por su simbología política transcurre en el Café de Rick. Un grupo de alemanes interpretan Die Wacht am Rhein (el himno alemán) cuando el reto del café, todo ellos franceses, comienzan a entonar la Marsellesa con la complicidad de los músicos y del propio Rick.

 

 

Uno de los momentos más emocionantes de la película se vive también en el Café de Rick, cuando el personaje que interpreta Bergman (Ilsa) le pide a Sam, el pianista del local, que toque la canción que interpretaba en París cuando conoció a Rick. Sin embargo, nunca pronunció la frase ‘Tócala otra vez, Sam’, sino ‘Play it, Sam. Play ‘As time goes by’. El músico le dice que ha olvidado la melodía y entonces Ilsa comienza a tararear la canción, que provoca la aparición de Bogart en escena y otro de los momentos míticos de la cinta. Porque sólo por escuchar el tema, que no se llevó el Oscar a Mejor Canción porque había sido compuesta en 1931 para una obra de teatro, merece la pena ver la película.

 

 

Pero si hay una escena clásica entre las clásicas es la despedida de Rick e Ilsa en el aeropuerto de Casablanca y le dice el célebre ‘Siempre nos quedará París’. El protagonista de la película consigue dos cartas de tránsito libre para su amante y su marido, pero en el último momento decide quedarse en Casablanca y no escaparse con su chica. En realidad la frase es ‘siempre tendremos París’, pero al traducirla se quedó como ‘siempre nos quedará París’. Una frase antesala del triste final de la película.

 

Sus frases míticas

Resulta curioso que una película cuyo guión fue escrito sobre la marcha dejara tantas frases para la posteridad. Se podrían elegir multitud de ellas, pero quizá hay cinco que ya son eternas:

“Creo que este es el comienzo de una bonita amistad”. (Rick Blaine)

“Pensé que no volvería a verte. Que estabas fuera de mi vida. […] si supieras cuánto te quería. Cuánto te sigo queriendo […] sé que no podré dejarte de nuevo […] ojalá no te quisiera tanto”. (Ilsa Lund)

“De todos los garitos de todas las ciudades del mundo, ella entra en el mío”. (Rick Blaine)

“Una mujer te hizo daño y quieres vengarte del mundo”. (Ilsa Lund)

“Elegimos enamorarnos cuando el mundo se desmorona”. (Ilsa Lund)

Carteles para todos los gustos

‘Casablanca’ fue una de las películas más comercializadas internacionalmente en su época. Esta situación provocó que tuviera multitud de carteles diferentes que, junto con ‘Lo que el viento se llevó’, es la película clásica que cuenta con más variedad.

Cartel-USA-328x500
« 1 de 11 »