COMPARTE

05/06/2017

Primeros auxilios y conducta PAS

Conducta PAS: Proteger, Avisar y Socorrer; ¿cómo actuar ante un accidente?

Conducta PAS Primeros Auxilios

Según los expertos, entre el 30% y 50% de las muertes de tráfico tienen lugar en los primeros cinco minutos tras producirse el accidente. Además, el 75% de las muertes de tráfico se producen en los primeros sesenta minutos. Es por este motivo que es fundamental acortar los tiempos de rescate y no superar la llamada ‘hora de oro’.

La clave para reducir los tiempos de rescate es aplicar la conducta PAS: Proteger, Avisar y Socorrer.

Ser testigo de un accidente o, lo que es peor, verse involucrado en el mismo, causa estrés y nervios. Es en estos momentos donde debemos hacer todo lo posible por tranquilizarnos y pensar cómo actuar correctamente, ya que cualquier error puede ser crucial para la recuperación del herido.

Tan importantes son estos primeros momentos tras producirse el accidente que el Código Penal establece como obligatorio que cualquier ciudadano atienda a un herido siempre que se vea implicado en un accidente, lo presencie o tenga conocimiento de él. La Ley de Tráfico lo refuerza considerando muy grave la omisión de socorro.

Si eres el primero en llegar al lugar de un accidente, debes actuar rápidamente y, sobre todo, de manera eficaz. Estas son algunas normas básicas que debes recordar:

Paso 1. Proteger ante un accidente

No corras riesgos innecesarios. Siempre tienes que ocuparte antes de tu propia seguridad que de la víctima. Lo peor que puede pasar es que por socorrer a un herido se produzca otro accidente fatal. Si hay más personas ayudando, continúa el camino, a no ser que tengas conocimientos sanitarios y puedas aportar un apoyo importante.

• Si observas un accidente de tráfico, enciende inmediatamente las luces de emergencia y para lo más a la derecha como sea posible, siempre tratando de que sea un lugar seguro para evitar provocar nuevos accidentes. No conduzcas marcha atrás en una autopista para volver al lugar de un accidente.

• Antes de descender del vehículo, asegúrate de que tú o cualquier otro pasajero lleváis puesto el chaleco de seguridad reflectante. A continuación, sal del vehículo por la derecha, colocándote inmediatamente detrás del guardarraíl siempre que exista. Recuerda que en todo momento lo más importante es tu seguridad.

• Antes de acercarte al lugar de los hechos, debes colocar los triángulos de emergencia para alertar al resto de conductores. Para ello camina por detrás del guardarraíl, siempre que exista, y sitúa los triángulos según corresponda. En autopistas y autovías, a una distancia mínima de 50 metros antes del lugar del accidente y en carreteras secundarias a la misma distancia tanto delante como detrás del vehículo. Ten en cuenta curvas y cambios de rasantes en el momento de colocarlos ya que los triángulos deben ser visibles a una distancia mínima de 100 metros

• Se recomienda llevar un kit de primeros auxilios (si dispones de él) y el teléfono móvil. De camino al lugar del accidente puedes advertir a otros conductores haciendo señales para que reduzcan su velocidad. También puedes llamar a los servicios de emergencia e ir informándoles de la situación.

Si el lugar del accidente se sitúa en el otro sentido de la autopista o la autovía, llama a los servicios de emergencia indicando la situación. Valora la situación, y sobre todo no arriesgues tu propia vida intentando cruzar la vía para dirigirte al lugar del accidente. Nunca camines ni corras a través de una autopista, y vigila siempre la situación del tráfico.

Una vez en el vehículo accidentado, lo primero es echar el freno de mano o tratar, al menos, de inmovilizarlo y apagar el contacto. Además, asegúrate que nadie fume para evitar explosiones o incendios.

Paso 2. Avisar de un accidente

Para avisar al servicio de emergencias debes marcas el número europeo 112 bien desde tu propio teléfono móvil o desde uno de los puestos SOS instalados en la carretera. Si no tienes a mano ninguno, pide ayuda a otros conductores. En estos momentos es importante mantener la calma para valorar bien lo ocurrido e informar correctamente. Te preguntarán sobre el lugar del accidente, número de víctimas y su estado.

¿Dónde se ha producido el lugar del accidente?

Puedes consultar este dato en el navegador de tu coche antes de salir a proteger el lugar del accidente o desde el teléfono móvil. Te pedirán identificar la carretera, punto kilométrico, sentido del accidente…

¿Qué ha ocurrido? – ¿Cuántas personas están implicadas en el accidente?

Tanto a las personas que pueda haber en el interior del vehículo, como las que pueden haber salido despedidas.

¿Cuáles son las lesiones?

Antes de colgar, espera a cualquier pregunta que el operador del servicio de emergencias pueda tener, y sigue sus instrucciones en todo momento. Estos técnicos están formados en emergencias, y te pueden ayudar en esa situación. En este momento será importante tu valoración. Para ello debes inspeccionar si el herido o heridos están conscientes, respiran, tienen pulso y si están orientados.

Además, sigue estas recomendaciones:

• No entres en el lugar de un accidente salvo que haya sido adecuadamente señalizado y mantente totalmente alejado del tráfico.

• Pide ayuda a otros conductores y da instrucciones claras.

• Asegúrate de que cualquier persona implicada en el accidente que aún puede caminar se traslada a un lugar seguro bien en el lado derecho de la carretera o dentro de la barrera central (si hay alguna).

Paso 3: Socorrer a las víctimas

Las hemorragias y los problemas respiratorios por la obstrucción de las vías son las dos causas principales de fallecimiento tras los primeros minutos después de producirse el accidente. Si todos los conductores fueran capaces de poner en marcha técnicas de primeros auxilios básicas para contener hemorragias o liberar las vías aéreas, podríamos evitar un importante número de muertos antes de la llegada de los servicios sanitarios de emergencia. Para socorrer a las víctimas sigue estas indicaciones:

Comprueba las funciones vitales de las víctimas. Si la persona herida está inconsciente, pero respira con normalidad, coloca a la víctima en posición de recuperación. Si la respiración es irregular o se detiene, realiza la reanimación cardiopulmonar (RCP). Y ante cualquier hemorragia, trata de detenerla aplicando un vendaje compresivo (a continuación, tienes más información y consejos sobre primeros auxilios).

Ayuda a todas las víctimas y tranquilízalas, especialmente si están en estado de shock. Quédate siempre con ellas hasta que lleguen los servicios de emergencia.

• Como regla general, nunca hay que sacar a una víctima del interior de un vehículo. Únicamente hazlo en el caso de que su vida corra peligro (parada cardio-respiratoria, vehículo ardiendo…). Espera la llegada del personal especializado.

Nunca le quites el casco a un motorista accidentado. Sólo debes hacerlo si no respira o lo hace con dificultad, y si vomita o ha vomitado. Retirar el casco implica un riesgo para la víctima.

Cómo comprobar el estado de las víctimas:

• Comprobando si respira.

• Hablando a la víctima para comprobar su nivel de consciencia y de respuesta.

• Examinando a la víctima en busca de hemorragias/lesiones graves.

Si la víctima está inconsciente y ya no respira con normalidad:

• Tumba al herido sobre su espalda, a ser posible sobre suelo firme.

• Realiza la maniobra de reanimación cardiopulmonar (RCP): Coloca el talón de una mano sobre el centro del pecho de la víctima; sitúa la otra mano sobre la primera y comprime el pecho 5 cm con los brazos estirados.

Realiza 30 compresiones a un ritmo de 100 por minuto. A continuación, inclina ligeramente hacia atrás la cabeza de la víctima, eleva la barbilla del herido y haga dos respiraciones boca a boca, tapando con dos dedos la nariz de la víctima. Continúa realizando estas medidas de forma alterna y sin interrupción hasta que lleguen las emergencias.

Si la víctima está inconsciente, pero respira con normalidad:

• Coloca a la víctima sobre el suelo y en posición de recuperación.

• Comprueba repetidamente si la víctima respira. Si la respiración cesa o se vuelve irregular, vuelve a colocar a la víctima sobre su espalda inmediatamente y realiza la maniobra RCP.

Si la víctima presenta una herida que sangra abundantemente:

• Tumba al herido sobre su espalda.

• Eleva y mantén en alto el brazo o la pierna que sangra y, a ser posible, aprieta la arteria que lleva sangre a la herida. Utiliza guantes protectores en la medida que sea posible.

• Aplica un vendaje compresivo: coloca un vendaje sobre la herida y envuelve firmemente el vendaje dando dos vueltas. Coloca un segundo vendaje, todavía enrollado, en la parte superior como almohadilla de presión y envuelve el resto del primer vendaje dando vueltas y firmemente. Si no es posible aplicar un vendaje compresivo, detenga la hemorragia presionando con un pañuelo directamente sobre la herida.

Y siempre recuerda: habla a la víctima, tranquilízala y no la dejes sola. Muchas veces, tan solo con tu compañía, estarás aportando una gran ayuda al herido.

Si te interesa aprender las técnicas de primeros auxilios el RACE pone a disposición de las empresas dichos cursos mediante el portal de formación ACADEMIA RACE.

En carretera no te confíes; elige la protección líder, RACE Unlimited.
Quiero estar protegido

ENLACES RELACIONADOS

Galería Multimedia