NOVIEMBRE DICIEMBRE 2017

Muñecos que salvan vidas

Muñecos que salvan vidas

Los ‘dummies’ son utilizados en los ‘crash test’ para conocer las posibles lesiones que pueden ocasionar los accidentes de coche en el cuerpo humano. Texto: ...
Casablanca, 75 años de amor 2

Casablanca, 75 años de amor

El 26 de noviembre se celebra el 75 aniversario del estreno de la película que catapultó a Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en una cinta que es parte de la hist...
Japón, misterios de oriente

Japón, misterios de oriente

Las 6.852 islas y 130 millones de personas que las habitan hacen de Japón el lugar idóneo para perderse y, al mismo tiempo, descubrir uno de los países más mist...
Hotel Val de Neu, el lujo de esquiar 6

Hotel Val de Neu, el lujo de esquiar

Los amantes del esquí podrán disfrutar de un hotel cinco estrellas Gran Lujo en Baqueira Beret, uno de los complejos esquiables más grandes de Los Pirineos. ...
En el mundo se come como en casa 2

En el mundo se come como en casa

Nairobi, Sidney, Toronto, Dubai, Río de Janeiro y Reikiavik presumen de restaurantes donde la gastronomía española triunfa y se ha hecho un hueco a miles de kil...
De pequeños a grandes, todos sirven 6

De pequeños a grandes, todos sirven

Los coches medios invaden las competencias de los grandes y comienzan a salir de las ciudades a un territorio donde el tamaño sí importa. Texto: J. LUIS ALVA...
Un paseo por las estrellas 3

Un paseo por las estrellas desde España

España cuenta con muchos observatorios desde los que poder disfrutar del cielo y disfrutar de una experiencia sideral mirando el firmamento Texto: JAVIER VAR...
Al volante #AparcaTuMóvil 4

Al volante, recuerda: #AparcaTuMóvil

El RACE lanza esta campaña de la FIA para prevenir del peligro del móvil en el tráfico con el músico Pharrell Williams como imagen y embajador. Texto: LUCÍA ...
RACE, de la mano de la Casa Real 4

El RACE, de la mano de la Casa Real

La relación entre el RACE y la Casa Real comenzó con Alfonso XIII y se mantiene más de cien años después con su bisnieto, don Felipe VI. Texto: LUCÍA V. ALON...
Que la lluvia no te sorprenda

Que la lluvia no te sorprenda

Con la llegada del otoño, las prendas y complementos para hacer frente a las primeras precipitaciones ‘toman’ los armarios. Te damos algunas pistas para estar a...
El deporte del motor echa el telón 3

El deporte del motor echa el telón

La temporada llega a su fin en todos los deportes del motor y en el tenis. Todos los Mundiales ya se han decidido antes de su finalización. Lewis Hamilton ha co...
La revista de los socios del RACE

Seychelles, el archipiélago de la felicidad

viajes

No hay playas en el mundo más bellas que las de Seychelles. El azul turquesa del índico, el verde de las palmeras, el tono plateado de las grandes rocas redondas y la blanca arena tienen la culpa. Si a todo esto añadimos lugareños felices, gastronomía criolla y resorts de lujo, está claro que estamos hablando del verdadero paraíso en la tierra. 

 Texto y fotos. JOSÉ MARÍA DE PABLO

Pocos destinos en el mundo son tan remotos como Seychelles, un archipiélago de cientos de islas e islotes colocados al azar en medio del Océano Índico por debajo de la línea del ecuador, a una distancia equidistante del continente africano y Madagascar.

La exuberante naturaleza tropical, la amable cultura criolla y unas instalaciones hoteleras de primer orden hacen de pequeño pero extenso país algo único en el mundo.  Para comprobarlo, es suficiente con visitar solo tres islas, Mahé, Grand Anse y La Digue, donde se pueden vivir experiencias tan diferentes como para volver enamorado de este lugar.

Seychelles, el archipiélago de la felicidad 2

Atardecer en Launay, Mahé.

Mahé
La más grande y más poblado de las islas, cabeza económica y política del país. Victoria, su capital, presume con sus 25.000 habitantes, de ser la más pequeña del mundo. La verdad es que aunque no lo sea, uno se siente como en un pueblo grande cuando la visita, aunque durante las horas de mercado, el caos de tráfico rodado y humano que se forma recuerda más al de una gran ciudad.

El Mercado de Sir Selwyn Clarke es famoso por su colorido y por la sorprendente variedad de frutas tan exóticas como desconocidas para los viajeros europeos. Carambola, chirimoya, guanábano, breadfruit, jackfruit y mangosteen son solo algunas de lo que ahí se vende junto a pescado fresco y especias como la nuez moscada, la pimienta y la vainilla.

Pero lo mejor de esta ciudad son sus gentes, descendientes de colonos europeos, mercaderes árabes, esclavos africanos y trabajadores indios. Todas las culturas y creencias presentes en Mahé quedan a la vista en las calles de Victoria, trufadas de iglesias cristianas, templos hinduistas y mezquitas.

La bahia de Launay en Mahé.
« 1 de 6 »

A menos de media hora del centro en coche están las montañas del Parque Nacional Morne Seychellois, una enorme extensión de selva virgen que explorar a pie siguiendo senderos que atraviesan bosques tropicales. Sin duda, éste es el plan ideal antes de acabar en cualquiera de sus playas de ensueño.

Tanto para llegar a estas montañas como a las playas de Port Launay, cuyos fondos gozan del distintivo de Parque Nacional Marino, hay que recorrer una de las dos preciosa carretera que cruza la isla de este a oeste. La más rápida es La Misere Road, que cuenta con varios miradores donde parar a hacer fotos del puerto y de las islas des Cerf y Eden; si se prefiere disfrutar de la naturaleza inalterada de Seychelles, es mejor tomar la Sans Souci Road, que atraviesa el Parque Nacional.

Seychelles, el archipiélago de la felicidad 1

Kenwyn House, en Mahé.

Ambas carreteras nos llevan a Port Launay, un lugar tranquilo en el que pasar unos días disfrutando de un resort de lujo rodeado de playas de arena blanca protegidas por manglares y arrecifes de coral.

Las playas de Port Launay nos regalan escenas de postal especialmente mágicas durante el atardecer. Es a esa hora cuando los zorros voladores, especie endémica de Seychelles, sobrevuelan los árboles takamaka en busca de fruta y los habitantes de las aldeas cercanas cierran su jornada disfrutando del patrimonio natural poniéndole unas notas de color y música.

Praslin
La isla de Praslin es conocida por ser el único lugar del mundo donde crece de manera natural el Coco de Mar, una especie de palmera endémica, célebre por producir el fruto más grande del planeta. En el Vallée de Mai donde se han contado más de 6.000 ejemplares juntos, lo que le convierte en el epicentro de este endemismo tan llamativo.

Aunque el Coco de mar es el icono extraoficial de la isla, la mayoría de la gente viene a Praslin a disfrutar de sus playas y resorts que tienen a los recién casados como sus principales clientes. Anse Lazio es la playa que se lleva casi todos los elogios. No en vano, su nombre aparece de vez en cuando en las listas de playas más bonitas del mundo. Entre sus méritos podemos contar la blanca y fina arena de origen coralino y los enormes bloques de granito rojo redondeado por las olas y que se encuentran desparramados por toda la playa.

Submarinismo, stand-up paddle, kayaking y degustar una comida a base de mariscos en el chiringuito de playa son algunas de las actividades preferidas por los visitantes, quienes también pueden rendir homenaje a la familia de tortugas gigantes criadas en cautividad a las que es posible dar de comer unos bellos hibiscus.

Anse Georgette es la otra gran playa de Praslin. Se trata de una bahía virgen y muy romántica al atardecer. Acceder a ella es complicado, ya que se encuentra encajonada entre el mar y el hotel Constance Lemuria Resort, en cuya recepción hay que pedir permiso si se quiere acceder a la playa. La molestia merece la pena.

Anse Lazio Standup paddle en Praslin.
« 1 de 5 »

La Digue
La Digue es la isla más hippie de las más de 100 islas que forman este archipiélago. Unida exclusivamente con un servicio de ferry que parte de Praslin, en La Digue apenas hay coches, así que es en bici o caminando como hay que moverse.

La playa más fotografiada del mundo, la Anse Source d’Argent, es su principal atractivo y está a muy pocos minutos del puerto en bicicleta. Sus característicos bloques de granito que con el sol parece de plata, contrastan con la arena (tan fina y blanca que no es descabellado pensar que es harina).

El resto de playas son igual de espectaculares, pero no menos interés tiene visitar el punto más alto de La Digue para disfrutar de unas vistas increíbles o dedicar unos minutos a L’Union State, una Hacienda de era colonial, donde se explican los modos de vida de los pobladores antes de la llegada de los turistas.

Anse source d'argent en La Digue.
« 1 de 7 »

 

Constance Resorts

Uno de las decisiones más importantes que hay que tomar al venir a Seychelles es elegir el resort en el que nos alojaremos. La cadena mauriciana Constance Resorts cuenta con varios establecimientos en los mejores lugares de Mahé y Praslin.Seychelles, el archipiélago de la felicidad
Ephelia Resort ocupa 120 hectáreas entre dos playas de la Port Launay, Mahé. De todas las suites disponibles destacan las Spa Villas, todo un derroche de privacidad con vistas a una de las bahías que forman el Parque Nacional Marino de Launay.
En Praslin la mejor oferta hotelera se encuentra en el Constance Lémuria Seychelles. El centenar de suites y villas están alrededor de las playas de Anse Kerlan y se han construido para que nada disturbe la rutina de los animales de la zona, entre los que destacan las tortugas marinas, que cada año de septiembre a diciembre vienen a Grand Anse Kerlan a desovar.
The Nest abre On the Rocks es un comedor construido por el resort sobre el mar creado para satisfacer a parejas románticas que quieren disfrutar de una experiencia culinaria inolvidable.

GUÍA DE VIAJE

CÓMO LLEGAR:

Turkish Airways vuelo regularmente a Seychelles desde Estambul con una frecuencia de seis vuelos semanales. Desde España se puede enlazar con dicho vuelo desde 979 € Ida y Vuelta, tasas incluidas. Más información y reservas en turkishairlines.com

DÓNDE DORMIR:

En Mahé. Constance Ephelia Resort. Dispone de 311 suites camufladas entre la vegetación de Port Launay. El complejo cuenta con un spa, cinco restaurantes, kid’s club y un montón de servicios adaptados a las necesidades de las familias. Una Junior Suite para dos adultos cuesta desde 450 € por noche. Más información y reservas en lemuriaresort.com

En Praslin. Constance Lémuria Seychelles. Miembro de The Leading Hotels of the World. Una Junior suite para dos adultos, desayuno incluido cuesta desde 315 €. Más información y reservas en epheliaresort.com

DÓNDE COMPRAR:

Kenwyn House. Tienda-museo donde se pueden adquirir piezas de joyería de la marca local Jouel, inspiradas en la naturaleza de las islas.

Esplanade Souvenir Kiosk. Mercadillo de artesanía al aire libre. Es el lugar ideal para comprar bisutería moda playera y objetos hechos con corales y cocos de mer a 200 € la unidad. El coco de mar solo debe adquirirse si lleva el certificado del gobierno para evitar el tráfico ilegal.

MÁS INFORMACIÓN:

En la página web de la oficina de turismo de Seychelles www.seychelles.travel

Si quieres viajar a las Seychelles o hacer otros viajes excepcionales, pulsa AQUÍ

VIAJESRACE