Pokémon Go, la seguridad por delante de “hacernos con todos!”

El éxito de Pokémon Go nos ha cogido a todos por sorpresa. Tanto usuarios como instituciones o medios, no hemos podido quedarnos indiferentes a esta aplicación, que no nos engañemos, ya es un fenómeno global. Tanto, que no ha parado de acaparar portadas en las últimas semanas porque su influencia la hemos podido notar todos en algún momento.

Móvil App

Para aquellos que aún no conozcan el funcionamiento de Pokémon Go, se trata de un videojuego online, es decir, el usuario descarga una aplicación en su terminal móvil y puede jugar estando conectado a la red. La aplicación emplea herramientas de los terminales como la cámara o el dispositivo de geolocalización para mostrar en pantalla sobre el mapa real de nuestra zona donde se encuentran los Pokémon que debemos atrapar, para hacernos con todos.

Lo cual lleva al usuario, o mejor llamémosle jugador, a tener que recorrer las propias calles en la búsqueda infinita de los Pokémon. Los cuales se pueden encontrar literalmente en cualquier sitio, y no nos referimos solo a cómodos espacios abiertos como puedan ser los parques públicos. Aunque la compañía responsable afirma que no aparecen en recintos privados como puedan ser viviendas particulares, lo cierto, es que ya en estas primeras semanas han habido docenas de anécdotas a lo largo de todo el planeta que parecen demostrar lo contrario.

Cámara

Prácticamente cada día hemos podido conocer por la prensa una nueva aventura de alguno de estos cazadores de Pokémon, que por un motivo u otro, han terminado accediendo a lugares a los que de ninguna otra manera se hubieran ni acercado. Léase recintos como cementerios o incluso cuarteles de la Guardia Civil, sin contar los innumerables testimonios de personas accediendo o tratando de hacerlo a recintos privados de todo tipo.

Pero lejos de ser un simple inconveniente para aquellas personas que se puedan ver afectadas por la visita de estos cazadores de Pokémon, lo cierto es que la propia conducta, muchas veces impulsiva, de los jugadores sí que representa un grave problema. Tanto para ellos y su seguridad como para la de los demás.

Maps

El origen de la falta de precaución con este nuevo fenómeno es sencilla de entender, no deja de ser un juego y lo más importante, que gusta a todo el mundo, por lo que los jugadores creen realmente estar haciendo lo que deben. Sin embargo, y como todo en esta vida, debemos actuar bajo unos criterios de seguridad razonables.

En el caso del célebre videojuego debemos tener en cuenta dos aspectos básicos fundamentales:

  • Prestar la debida atención a aquello que estamos haciendo, sobre todo cuando estamos en movimiento.
  • No traspasar nunca la frontera de lo permitido.

 

Prestar atención a Pokémon Go y no a la carretera

Las consecuencias de la falta de atención son claras y evidentes, no solo podemos ponernos en peligro nosotros mismos, como aquellos que ya han terminado incluso lesionándose por no dejar de atender la pantalla del móvil, además podemos ocasionar accidentes en los que se vean afectados los demás. De este tipo hay ya docenas de anécdotas, pero una de las más gráficas y que podemos encontrar repetida en las redes sociales es la de los conductores que se tropiezan por sorpresa con peatones despistados en medio del asfalto, en algunas ocasiones incluso a grupos completos, que circulaban cabeza gacha atendiendo a sus pantallas y que de repente cambian el sentido de su marcha invadiendo el asfalto, sin comprobar siquiera la presencia de algún vehículo en movimiento.

Pero este tipo de imprudencias ha llegado a un nuevo nivel con los que además pretenden jugar al videojuego de una manera más rápida, atendiendo a la aplicación a la misma vez que conducen un vehículo. Tristemente, estas actitudes son incluso difundidas, existiendo ya en canales de información como YouTube centenares de vídeos de usuarios jugando mientras están al mando de su coche o moto, e incluso tutoriales, que muestran la manera de preparar los vehículos para ello. Para haceros una idea, si miramos durante 3 segundos nuestro móvil para buscar Pokémon mientras circulamos a 50 km/h por hora (por ciudad) recorreremos 42 metros sin atención, lo que equivale a casi dos campos de baloncesto. ¿Te imaginas que se cruza un niño buscando más Pokémon?

carretera

La vida, un juego más importante que Pokémon Go

La misma despreocupación hacia la seguridad vial parece haberse extendido incluso a las posibles consecuencias penales que pueden acarrear estas conductas. Debemos recordar que las reglas del juego empiezan y acaban en el mismo, pero que fuera de los límites de nuestra pantalla siguen existiendo reglas y normativas que no debemos quebrantar.

La propiedad privada no puede ser vulnerada bajo ningún concepto, lo cual no solo puede ocasionar molestias a un tercero, sino que nos puede acarrear consecuencias muy graves. El allanamiento de morada está penado en nuestro país con hasta 4 años de cárcel en el peor de los casos, lo cual es incluso aplicable al simplemente saltar una valla para acceder a un jardín o espacio abierto anejo a una edificación.

pokemon

Pero no es necesario tomar al asalto unas dependencias para meternos en problemas con la ley, el mero hecho de conducir prestando atención al móvil no solo es tremendamente peligroso, además puede conllevar la pérdida del carnet de conducir por periodos que pueden ser de hasta 10 años, cuantiosas multas, decomiso del vehículo y penas de cárcel que alcanzan hasta los 5 años, en el caso de que además de imprudencia temeraria se perciba en los actos del infractor un manifiesto desprecio por la seguridad de los demás.

pokemon

Otro de los detalles a tener en cuenta en estos supuestos, es que la propia imprudencia temeraria nos puede dejar indefensos en algo tan simple como un seguro de vida. Ya que nos podemos encontrar con que las aseguradoras la suelen señalar como exclusión, no teniendo la obligación de indemnizar al asegurado o los beneficiarios en caso de que no se hayan tomado las precauciones básicas y lógicas antes de un accidente, como puede ser el ejemplo tan simple de circular en dirección contraria.

pokemon

La práctica de ejercicio al aire libre es uno de los mayores argumentos positivos que nos hemos podido encontrar sobre esta nueva aplicación, sin embargo, el evidente y manifiesto peligro que está conllevando la práctica de esta actividad no debe ser tomada a la ligera. Es bastante más grave las consecuencias de un simple despiste involuntario que unos pocos puntos menos en un videojuego mal jugado.

pokemon

Game over

 

Si cazando Pokemons rompes tu móvil tienes que conocer
el seguro que el RACE te ofrece para móviles y tablets
¡Entra y descúbrelo!

Más sobre Conducción