COMPARTE

05/10/2018

El RACE lamenta que, de nuevo, los conductores queden fuera de los planes de movilidad del Ayuntamiento de Madrid

El RACE lamenta que, de nuevo, los conductores queden fuera de los planes de movilidad del Ayuntamiento de Madrid

zonas 30

Ante la falta de coherencia de algunas de las medidas contraria a la seguridad vial planteadas en el Plan de Movilidad de la capital

  • Circular en ambas direcciones por calles de un solo sentido, o girar con semáforos en rojo van en contra de la formación vial y de los principios de autoridad de las señales de tráfico
  • El RACE considera una medida extremadamente peligrosa que niños de 13 años puedan circular por vías compartidas con vehículos a motor
  • Restricciones, falta de información y un gasto cuestionable, principales elementos a los que se enfrentan los conductores ante el nuevo protocolo

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado hoy la ordenanza municipal de movilidad sostenible, y que el lunes entra en vigor, en la que, a juicio del Real Automóvil Club de España, se prioriza desde la improvisación la libre movilidad de los ciudadanos, contraviniendo los principales criterios de seguridad vial y sin tener en cuenta el modelo de movilidad que requiere una ciudad como Madrid, culpando a los conductores, sin ofrecer alternativas claras para sus desplazamientos, mayores gastos y una clara falta de información ante los nuevos escenarios de contaminación. Además, y ante los reiterados ofrecimientos, el RACE lamenta que el consistorio no haya contado con la opinión de los millones de automovilistas que a diario necesitan su vehículo.

Para el RACE, que da cobertura a cerca de 9 millones de conductores en España, este plan supone una nueva vuelta de tuerca a la discriminación del vehículo. Cada día, cientos de miles de madrileños necesitan su transporte privado para su actividad laboral y personal. En este sentido, el Ayuntamiento no ofrece alternativas para aquellos que tengan que realizar recorridos de medio y largo radio y tampoco, ningún plan de medidas para la renovación del parque ni de incentivos para el uso del vehículo con energías alternativas.

Asimismo, algunas de las medidas aprobadas por el consistorio madrileño van totalmente en contra de la formación vial necesaria que reciben los ciudadanos desde las edades más tempranas, que incluye el respeto a las normas de circulación y mantener el principio de autoridad de las señales de tráfico. Además, permite a niños mayores de 13 años, sin conocimientos de circulación, compartir la vía con vehículos a motor.

La posibilidad de autorizar a ciclistas a circular en ambos sentidos por una vía de una sola dirección (lo que hasta ahora es circular en dirección prohibida), o a girar a la derecha en semáforos en rojo, aunque esté señalizado, suponen contradecir al Código de Circulación, poniendo de nuevo en riesgo a peatones y conductores. Para el RACE, todos los conductores deben estar sujetos a las mismas normas, independientemente del vehículo que utilicen.

A juicio del Real Automóvil Club de España, la movilidad sostenible no consiste en dar vía libre a colectivos concretos para circular por la capital, sino en tomar medidas seguras encaminadas al respeto de todos los agentes que integran la movilidad de una ciudad: automovilistas, motoristas, ciclistas y peatones.

Para el RACE es imprescindible una armonización y un consenso entre ayuntamientos para tener unos principios comunes para las ordenanzas relativas a movilidad sostenible, que garanticen a los ciudadanos seguridad y conocimiento de las normas en todas las ciudades, y no que cada una tenga las suyas.

Además, el RACE echa en falta una mayor concreción en la red de aparcamientos disuasorios presentado dentro del Plan A del Ayuntamiento y que podrían suponer una alternativa al uso del vehículo en las zonas centrales de la capital. El Club apuesta por un uso combinado de las modalidades de transporte sin criminalizar el uso del transporte privado en aquellas conexiones que requieran un mayor tiempo. Según un estudio del RACE, un conductor podría tardar más del doble de tiempo en desplazamientos de medio y largo radio haciendo uso de la red de transporte público.

Finalmente, el RACE lamenta que el Ayuntamiento de Madrid siga sin atender el ofrecimiento de organizaciones relacionadas con la seguridad vial y recordamos que el RACE, además, ha sido elegido por la ONU para gestionar el único centro en el mundo de formación en materia de movilidad y seguridad vial.

Más información:
RACE. Departamento de Comunicación
comunicacion@race.es