COMPARTE

23/01/2017

Los accidentes de moto en el punto de mira

Accidentes de moto ¿Por qué los motoristas son vulnerables?

Siniestralidad motos

 

Los motoristas son uno de los usuarios más vulnerables de la carretera, junto con peatones y ciclistas. Así lo confirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último informe: el 23% de las víctimas mortales ocasionadas por accidentes de tránsito en 2015 en el mundo fueron motoristas, el 9% en Europa.

En España los datos no son mucho mejores, con una siniestralidad que se ha duplicado desde el año 2004. Los motoristas fallecidos han pasado de representar el 8% en 2004 al 18% en 2016.

Dentro de este escenario negativo, el primer balance de la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre los accidentes de motos interurbanos ocurridos en 2016 nos trae noticias alentadoras, si como tales se pueden considerar 10 motoristas fallecidos menos que en 2015, un total de 214 según los datos provisionales de muertos a 24 horas de producirse el siniestro.

Siempre es mejor escuchar que las víctimas descienden, pero en el caso de los motoristas las cifras no pintan nada bien, sobre todo tras un 2015 que supuso un año de inflexión con un aumento muy significativo en el número de fallecidos. Ya centrándonos en cifras totales –accidentes urbanos e interurbanos a 30 días- observamos que los conductores y pasajeros de motocicletas muertos pasaron de 287 en 2014 a 329 en 2015 (247 en carreteras y 82 en ciudad).

¿Por qué los motoristas son más vulnerables?

Las motos ofrecen importantes ventajas a la hora de circular y aparcar en una ciudad. En contra, el riesgo de sufrir un accidente por parte de un motorista aumenta por la menor estabilidad del vehículo y por la falta de protección que ofrece. Las motos apenas cuentan con elementos de seguridad pasiva y en caso de caída, no hay carrocería que proteja al conductor o pasajero: sus cuerpos absorberán la mayor parte de la energía del impacto.

Las situaciones más peligrosas para los conductores de vehículos de dos ruedas son, sin duda, los alcances, los deslizamientos y los cruces y cambios de dirección.

Para evitar accidentes es necesario respetar la distancia de seguridad, frenar de forma progresiva e indicar una parada con antelación dando varios toques al freno para avisar a los conductores que van detrás.

¿Y cómo evitar los deslizamientos? La primera norma es reducir la velocidad cuando las condiciones meteorológicas son adversas. También debes estar atento a posibles manchas de gasoil o gasolina en el suelo para que no las pises. Los pasos de peatones se pueden convertir en trampas para los motoristas si la pintura blanca no ha sido tratada para reducir los deslizamientos. Nuestro consejo es que no pises estas líneas, sobre todo si están mojadas.

Motorista, ¡hazte ver!

Las motos son vehículos pequeños y suele ser habitual que muchos automovilistas no detecten su presencia en calles o carreteras. La convivencia con otro tipo de vehículos más grandes supone un riesgo añadido.

En los cruces y cambios de dirección los motoristas tienen las de perder si no toman las precauciones suficientes: acercarse a velocidad moderada, desconfiar de otros vehículos aunque se tenga la prioridad, señalizar con antelación los cambios de dirección o evitar situarse en los ángulos muertos de coches, furgonetas, camiones… La concentración en la conducción debe de ser total para que sea segura.

Todos estos factores de riesgo se magnifican cuando el motorista excede la velocidad permitida, bebe alcohol o se droga antes de ponerse a los mandos, no usa casco o no circula con el equipamiento apropiado (guantes, botas, pantalón y chaqueta con protecciones). ¿Sabías que el casco reduce a la mitad la posibilidad de sufrir lesiones en la cabeza? Su uso está bastante extendido entre los motoristas, pero en 2016, de los 214 fallecidos, 4 no utilizaba el casco en el momento del accidente.

Los ciclomotores sufren más accidentes en ciudad

Los fallecidos en ciclomotor también se han reducido en 2016, concretamente han muerto 21 personas en vías interurbanas, seis menos que 2015 –datos a 24 horas del siniestro-. Si observamos los últimos datos definitivos publicados por la DGT en su anuario de 2015 –datos a 30 días del siniestro-, vemos que en 2015 murieron 28 ciclomotoristas en ciudad y otros 28 en carreteras, una cifra que en 2014 fue de 32 y 21, respectivamente.

Comparado con los motoristas, se aprecia que el conductor de un ciclomotor tiene más riesgo de sufrir un accidente en ciudad, ya que es su hábitat natural. Al contrario de lo que ocurre con las motos, la evolución de la siniestralidad de los ciclomotores presenta datos positivos ya que han pasado de representar el 8% de los fallecidos en 2004 al 1,8% en 2016.

11 euros al mes es lo que cuesta tu tranquilidad sobre la moto
¡Descubre RACE Motoristas!

ENLACES RELACIONADOS