Consejos compra coche segunda mano

La importante renovación de las flotas por parte de las empresas en los últimos meses no sólo se está notando en las ventas de coches nuevos. También el mercado de ocasión se ha visto favorecido con la llegada a los concesionarios y compraventas de modelos de poca edad y muy demandados por los compradores. Aun así, muchas de las operaciones de compra-venta de coches de ocasión se produce entre particulares.
Un vehículo de ocasión es un coche de segunda mano que ya ha sido usado por otro conductor. Por lo que, cuando lo compras, ya ha podido sufrir cierto desgaste. Es por este motivo que comprar un vehículo de segunda mano puede llegar a generarnos alguna duda, sobre todo cuando no conocemos el uso que le ha dado su anterior propietario y tampoco su historial de mantenimiento.

Primeros pasos para comprar un coche usado

Antes de iniciar la búsqueda de un coche de segunda mano es esencial que tengas claros los modelos que, por tipo, estado y precio, se ajusten a tus necesidades. Nuestro consejo es que elijas dos o tres modelos para buscar y comparar ofertas en páginas webs o centros especializados.

La llamada al vendedor es clave para asegurarte una buena compra, porque suele darte muchas pistas sobre la historia y estado del vehículo. Aprovecha la llamada para preguntarle todas las dudas que puedas tener. Por ejemplo, el motivo de la venta, si ha sido el único propietario, si vive en la costa o en el interior, si el coche duerme o no en garaje, si dispone de documentación y libro de mantenimiento…

El siguiente paso es comprobar que los datos que indica el vendedor del vehículo son correctos. Para ello, es imprescindible pedirle copia de la documentación: impuesto de circulación, libro de mantenimiento, última inspección técnica de vehículos (si tiene más de 4 años), ficha técnica para detectar posibles modificaciones en el vehículo…

Otra opción muy aconsejada es solicitar a la DGT el informe del vehículo donde aparecen todos los propietarios, si el coche tiene embargos, multas, etc.

Si, con toda la información recopilada, el coche se ajusta a tus necesidades, es el momento de ir a verlo, comprobar su estado en directo y realizar una prueba de conducción.

10 consejos para comprobar el estado de un coche de segunda mano

No siempre es fácil detectar posibles averías o síntomas de un mal estado. Si el vendedor no te engaña, no tendrá ningún problema en permitir que lleves el coche a un taller de tu confianza para que comprueben sus diferentes elementos. Aun así, tú también puedes detectar que algo no funciona bien. Sigue estas 10 recomendaciones:

Sistema de frenos

Haz una prueba dinámica del coche elegido y presta especial atención a posibles ruidos que se generen al pisar el pedal del freno. En caso de producirse, es más que probable que las pastillas e incluso los discos necesiten reemplazarse.

Caja de cambios

Comprueba que cada una de las inserciones de las marchas se produce sin problemas, sin tirones y sin ningún tipo de ruido anómalo.

Sistema de escape

El color del humo te pondrá en la pista de posibles anomalías: grisáceo, azulado, negro… pueden indicar problemas mecánicos más graves.

Motor

Es recomendable la presencia de un mecánico de confianza que escuche e identifique sonidos anómalos, revise los niveles, realice una inspección visual (pérdidas de aceite o rezume por las juntas) e incluso una prueba de compresión para estar seguros del estado del motor.

Radiador

El mecánico podrá analizar el estado del radiador y sus manguitos (fisuras o roces), y comprobar los elementos que forman el sistema de refrigeración.

Aire acondicionado y climatizador

Actívalos en la prueba de conducción para comprobar que funcionan correctamente (no deben hacer ruidos ni generar malos olores).

Instrumentación y testigos luminosos

Al activar el contacto y arrancar el coche, comprueba que en el panel de instrumentación no queda encendida ninguna señal luminosa o mensaje de alerta o aviso de posible avería.

Luces

Para realizar la prueba del sistema de iluminación es recomendable dirigirse a una zona oscura como un garaje para comprobar el correcto funcionamiento y reglaje de todas las luces y faros (cortas, largas, antiniebla, intermitentes, luces de freno, posición, warning, marcha atrás, etc.).

Neumáticos y suspensiones

Comprueba la presión, la profundidad del dibujo, el desgaste regular de la banda de rodadura y la ausencia de golpes o cortes. Mientras se está realizando la prueba dinámica, hay que estar pendiente de que no existan ruidos, vibraciones o vaivenes anómalos.

Carrocería

Comprueba la ausencia de abolladuras y corrosiones, y el buen estado de la pintura. También asegúrate que no tenga antiguas reparaciones de chapa que indiquen posibles golpes importantes en el pasado.

Si prefieres que todas estas comprobaciones las realice un experto o quieres asegurarte de que estás haciendo una buena compra, siempre puedes solicitar el servicio ‘RACE Vehículo Certificado’, un servicio que examina el automóvil de forma certificada y garantizada tras realizar un diagnóstico exhaustivo de todos los aspectos mecánicos, estructurales, de carrocería, interior y documentación. Este mismo servicio también lo puede contratar cualquier vendedor particular que quiera garantizar el estado del vehículo que quiere poner a la venta. Tanto si eres el que vendes como si eres el comprador, qué mejor garantía que el sello del RACE.

Tanto si viajas con un coche nuevo como si es de segunda mano, RACE Unlimited te ofrece la mejor protección
Descubre RACE Unlimited

Más sobre Conducción