COMPARTE

16/07/2015

Costa Rica ¡Pura Vida!, disfruta de la naturaleza

Costa Rica ¡Pura Vida!, disfruta de la naturaleza


Un lugar en el mundo, pionero en turismo sostenible, donde se puede disfrutar de la naturaleza… sin ingredientes artificiales

Costa Rica es uno de los esos paraísos naturales del planeta que tiene un clima favorable durante casi todo el año, lo que favorece la posibilidad de viajar por él en coche de alquiler; una opción que no en todos los países de Centroamérica es recomendable (por causas, naturalmente, ajenas a la voluntad del turista). La calidez de sus habitantes, siempre dispuestos a conversar con los visitantes, y la infraestructura de la red vial del país así lo permite. Aunque una cosa es la red vial y otra el estado de las carreteras, ya que conducir algunos trayectos por pistas de tierra batida no siempre resulta fácil.

Actividades de aventura y turismo activo, rutas por parajes naturales, espectaculares playas y sofisticados resorts ecosostenibles, hacen de este país, estratégicamente situado entre el Mar Caribe y el Océano Atlántico, uno de los lugares más apetecibles para olvidarse de todo… Por ejemplo, en las lujosas cabañas de Kura Desing Villas (kuracostarica.com), no solo por sus impresionantes vistas a la jungla de Uvita, sino porque en ninguna de ellas hay televisión que nos distraiga del soberbio espectáculo de la vida en estado puro que pasa por delante de nuestros ojos… Aquí, recordando aquella frase de John Lennon “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”, no es aplicable porque olvidaremos el futuro y gozaremos el presente.

UN POCO DE HISTORIA

En su cuarto y último viaje (corría el año 1502), Cristóbal Colón solo estuvo 15 días en Costa Rica, más o menos el mismo tiempo que permanecen los turistas hoy día en sus vacaciones; pero el impacto de su llegada se dejaría notar durante siglos.

Por obra y gracia de las tácticas de guerrilla bien organizada por los indígenas, varias expediciones fracasaron en el empeño de colonizar la nueva tierra ‘descubierta’. No fue hasta 1522, que el capitán Gil González Dávila logró establecer una colonia permanente -más o menos estable-, regresando a España con sus tropas bien diezmadas pero con un cargamento de oro, vanagloriándose además de que había convertido a miles de indígenas al catolicismo y definiendo el nuevo territorio colonial como ‘la costa rica’.

La verdad es que ‘la costa rica’ no era tan rica ni en oro ni en minerales preciosos… ¡pero sí era rica! Era rica en lo mismo que aún hoy permanece intacto (o casi): en lo más natural, en su exuberante paisaje, en el exotismo de su fauna y flora, y en su orgullo por conservar la biodiversidad.

Hoy, dependiendo del lugar en que pisemos por primera vez tierra costarricense, veremos un paisaje u otro. Si aterrizamos en las tierras bajas del norte, puede que creamos estar en Suiza… paisajes con las mismas praderas de vívida hierba verde, las mismas vacas frisonas, de capa a manchas blancas y negras, y las mismas casas con tejados a dos aguas, y puede que también tengan el mismo nivel de vida.

¡Pura Vida!… como dicen por allá, que se ha convertido en la expresión de salutación que recorre el país y que está en boca y ánimo de todos los ticos y ticas, como se les conoce por usar con excesiva frecuencia el diminutivo en el habla común: “Regáleme ahoritica un café chiquitico”.

BOSQUES Y PLAYAS

Ya sabemos que el trópico tiene playas de postal, y las de Costa Rica vienen a engrosar el catálogo de las excelencias para turistas que quieran la clásica foto de la palmera acariciando el remanso de las olas.

El Parque Nacional Manuel Antonio, en la costa central del Pacífico, protege dos playas catalogadas entre las más atractivas del mundo y donde un curioso atolón las une a tierra firme, constituyendo un buen ejemplo de combinado turístico playa-pesca-selva. Típico lugar donde un bosque tupido crece en primera línea de mar y sólo los monos carablanca, que saltan de árbol en árbol e interrumpen el sonar de las olas del mar y, a veces, también nuestra siesta. Si nos descuidamos… se pueden poner hasta nuestras gafas de sol. Salpicando la selva, varios hoteles ofrecen sus cuidadas instalaciones y su peculiar gastronomía fusión. Coquetas piscinas sin fin volcadas al panorama infinito de la selva, como las del Hotel Cuna del Ángel o las del Whales & Dolphins Hotel (whalesanddolphins.net).

El P.N. Manuel Antonio tiene senderos urbanizados por los que transitan, además de los visitantes y los monos, toda clase de animales de la fauna arborícola de los caminos: coloridas ranas, lagartos, iguanas y basiliscos, ese saurio con dentada cresta que es capaz de andar sobre las aguas, habilidad por la que se le conoce con el acertado apodo de ‘Jesucristo’.

Después de nuestra estancia al borde del mar, si queremos descubrir más impactantes paisajes de Costa Rica, tenemos que visitar otro ambiente natural en el interior del país: La Reserva Biológica del Bosque Nuboso de Monteverde. Un hermoso paraje fundado para la conservación de la biodiversidad en los años 50 del pasado siglo y que es el destino favorito de los observadores de aves, particularmente para aquellos que buscan ver al resplandeciente quetzal.

Monteverde es un espeso bosque de árboles cubiertos por bromelias y enredaderas, que permanece todo el año bajo un paraguas llorón de neblina, y por el que exóticas criaturas vagan entre su humedad, como la pantera negra. Monteverde tiene espectaculares puentes colgantes que unen las altas montañas, y sirven de dosel a los profundos valles tapizados por las más inimaginables tonalidades de verdes.

Imagine un bello jardín por el que pasan volando velozmente muchos colibríes de hermosísimos colores realizando maniobras aéreas a su alrededor, cuya belleza sólo tiene parangón con sus extravagantes nombres: ala sable violácea, gema de garganta amatista, esmeralda de cabeza dorada o hada centelleante. Y de los cientos de lepidópteros que revolotean a nuestro alrededor, destaca la inconfundible mariposa morfo, de alas azul lapislázuli. Pura belleza.

VOLCANES Y MANGLARES

Podemos seguir comparando paisajes y potenciar que nuestro corazón se acelere, si nos asomamos a alguno de los volcanes que Costa Rica tiene en activo.
Desde Alajuela, donde se encuentra también el aeropuerto internacional del país, una empinada carretera que atraviesa extensos cafetales nos conduce hasta un cerro desde donde podemos acceder al mirador del cráter del volcán Poás, uno de los más grandes y espectaculares del mundo; Pero si se quiere sentir intensamente la magia de la madre naturaleza, nada como el volcán Arenal. El pintoresco pueblo de La Fortuna será base de operaciones para la excursión. Desde allí iniciaremos la caminata, todo el año a una temperatura entre 21º y 25º C. (aunque truene). Los otros ‘truenos’ son los que nos brinda diariamente la montaña caliente en su espectacular juego pirotécnico. Las explosiones hacen temblar la tierra y alteran nuestras emociones. Cuando las entrañas de La Tierra rugen, acallan todo; y también nosotros enmudecemos. Mejor permanecer en silencio para oír al monstruo del volcán. Escuche, observe… y mejor no acercarse mucho. Y cuando la pirotecnia se torne en la ira: corra.

Después del fuego podemos ir a los sinuosos manglares costeros, a navegar por los canales y lagunas, a la zona caribeña de Tortuguero, donde desovan en sus playas las tortugas gigantes todos los años entre los meses de julio y octubre. También allí veremos ese batracio diminuto de color rojo y con las ancas azules, conocido como la rana blue jeans; aunque no hay que dejarse engañar por su tamaño porque es una rana venenosa, o sea que: no tocar. También es el hábitat de las más venenosas serpientes de la fauna tropical, como la serpiente terciopelo: pequeña, suave y mortal… y que como dicen los lugareños: “le envían a uno a dialogar con San Pedro en media hora”.

Otro lugar mítico de Costa Rica es El Parque Nacional Corcovado, que constituye el último gran reducto tropical húmedo de la vertiente pacífica de la América Central. Su enorme diversidad atrae a ecologistas y viajeros curiosos. A Corcovado solo se puede acceder en canoa, después de aterrizar en un claro de la selva. Las costas arenosas, las formaciones rocosas emergentes del mar, las ciénagas y los ríos acogen una gran riqueza animal, como jaguares y ocelotes, caimanes, osos hormigueros, tapires; pero -como el perezoso- hay que tomarse las cosas con calma, porque algunas de estas criaturas son difíciles de avistar.

Al caer el sol, relájese… porque lo mejor que se puede hacer a esa hora en Costa Rica es contemplar el crepúsculo desde el mirador del Lodge Casa Corcovado, degustando un cóctel en el Sunset Bar, mientras la Isla del Caño se recorta en la línea del horizonte.

ESFERAS MEGALÍTICAS

Las esferas megalíticas de Costa Rica, que se cree se tallaron hace más de dos mil años, constituyen uno de esos misterios ascentrales de la Centroamérica precolombina aún sin resolver, y figuran entre los hallazgos más extraños de la historia geológica del planeta.

Hasta ahora, los arqueólogos apenas han logrado reconstruir el proceso de fabricación de las mismas. Han aparecido cientos de ellas y de varios tamaños. Algunas pueden llegar a tener un diámetro de dos metros y medio, y sobrepasar las 16 toneladas de peso. Y la perfección de su redondez alcanza el 90%. La mayoría se encontraron en la provincia de Puntarenas, en el área del Pacífico Sur. Pero: ¿Son el símbolo de una cultura ancestral desaparecida? ¿Quiénes las tallaron, cómo y por qué? ¿Cuál era la función de estos iconos? Si las piedras hablaran….

Algunas se utilizaron para decorar jardines privados o instituciones públicas.

La imagen de las esferas costarricenses se incluyó en una edición, ya caduca, de los billetes de 5.000 colones, la moneda nacional.

Si quieres viajar a Costa Rica o buscar otros viajes excepcionales con descuentos para Socios pulsa aquí:
viajes excepcionales.

Texto y fotos: Pedro Grifol

GUÍA DE VIAJE

Cómo ir:

Vuelos directos y diarios desde Madrid y Barcelona con Iberia a San José, la capital. Como siempre podrás disfrutar de las salas VIP de los aeropuertos españoles gracias a RACE. Vuelos internos con Nature Air.
iberia.com
natureair.com

Requisitos de entrada:

Pasaporte en regla para ciudadanos españoles con validez mínima de seis meses.

No es obligatoria ninguna vacuna, aunque sí un repelente para mosquitos de efectividad máxima.

Recomendable llevar dólares americanos para pagar las entradas de los Parques Nacionales y euros para cambiar por la moneda nacional, el colón. Descubre todas las ventajas de los Seguros de VIAJES RACE.

Parques nacionales:

El sistema de parques nacionales data de finales de los años setenta y en la actualidad acoge unos 25 parques. La mejor forma de informarse es visitando la web del Instituto Costarricense de Turismo.
visitcostarica.com

Alojamiento:

Los mochileros no tienen ningún problema para encontrar alojamientos baratos; la guía Lonely Planet tiene una interminable lista… con precios muy competitivos. En cuanto a los alojamientos más selectos, podemos sugerir:

En la capital, San José, el Hampton Inn, que tiene un microondas en la habitación… para hacer palomitas, todo muy americano y confortable.
hamptoninn.com

Al finalizar el recorrido por el país y para estar cerca del aeropuerto, nada como el Best Western Irazú, que tiene una magnifica piscina con jacuzzi comunitario.
bestwesterncostarica.com

La original piscina en forma de tortuga es una razón añadida para alojarnos en el confortable Pachira Lodge situado en el Parque Nacional Tortuguero.
pachiralodge.com

Para ver el coloso de dos cabezas, el volcán Arenal, desde la cama, lo mejor es hospedarse en el Mountain Paradise Hotel.
hotelmountainparadise.com

En Monteverde puede practicar el canopy, esa emoción de volar sobre las copas de los árboles en tirolina para sentirse como un mono saltando de liana en liana. El alojamiento en plena selva puede ser Cloud Forest Lodge.
cloudforestlodge.com

En la Costa del Pacífico, entre Quepos y Manuel Antonio existe una gran variedad de alojamientos: cabinas (como se llaman en Costa Rica a los hoteles baratos), hoteles estándar, resorts de lujo y apartamentos súper lujo.

Cuna del Ángel es un hotel celestial ubicado en la Costa Ballena.
cunadelangel.com

La publicidad de Casa Corcovado dice que “…siempre soñamos con un lugar perfecto para unirnos a la persona que amamos”que suena a paquete de bodas; así que es el lugar indicado para la Luna de Miel.
cloudforestlodge.com